LOS RECURSOS HÍDRICOS DE CANARIAS

RECURSOS HÍDRICOS EN CANARIAS

EMBALSE

  1. INTRODUCCIÓN

La problemática del agua en Canarias no puede separarse de la escasez de recursos naturales, fragilidad medioambiental, impacto de actividades económicas y la elevada densidad de población.

A lo largo de la historia de las Islas Canarias el agua ha condicionado la fijación y el desarrollo de la población, pero nunca de la misma forma ni en el mismo grado.

Hasta la primera mitad del siglo XX el hombre dependía del ciclo del agua, pero el desarrollo económico ha conducido a la sobreexplotación y contaminación de los recursos naturales. La consecuencia es la degradación de las disponibilidades hídricas existentes y la escasez.

El agua se convierte de esta manera en un recurso estratégico controlado por unos pocos y también en una mercancía por la que se paga cada vez más un precio más elevado.

La introducción de técnicas para la obtención del recurso ha provocado una mayor independencia del hombre respecto al ciclo natural del agua, mercantilizando y privatizando un recurso que históricamente fue público.

Las islas han sido pioneras en la instalación de nuevas técnicas con la construcción primero, de pozos y galerías, luego en reutilización y por último desalación, como resultado de la sobreexplotación de acuíferos y la implantación de actividades económicas como el turismo y la agricultura de exportación, altamente consumidoras del recurso hídrico.

Los recursos hídricos de que disponemos en Canarias son de tres tipos: las aguas superficiales, las aguas subterráneas y las aguas de producción industrial.

Las aguas superficiales son las procedentes de las precipitaciones. Cuando llueve, el agua corre por los barrancos hacia el mar. Una parte se recoge en presas, estanques y otros depósitos.

En Canarias, a causa de la pequeñez de su territorio y de la escasez de lluvias, no existen ríos. Son muy pocos los cauces que llevan agua todo el año, como el arroyo de Taburiente en La Palma, el barranco del Infierno en Tenerife, el barranco de la Mina en Gran Canaria y el arroyo del Cedro en La Gomera.

Las islas de Gran Canaria y La Gomera son las que disponen de mayor capacidad de agua embalsada, porque sus suelos son más impermeables. Otras islas, como Tenerife y El Hierro, debido a las pronunciadas pendientes y a la permeabilidad de los terrenos, presentan muchas dificultades para la construcción de presas.

El agua embalsada tiene una gran importancia económica para algunas zonas agrícolas, cuyas cosechas dependen de que las lluvias hagan correr los barrancos y llenen las presas.

Las aguas subterráneas proceden de los acuíferos, y pueden salir al exterior de forma natural, por los nacientes, o de forma artificial por galerías y pozos. Podemos considerar que cada isla constituye un acuífero único e independiente de los del resto de las islas.

El agua de los acuíferos constituye una reserva que no es inagotable. Se recargan con la infiltración del agua de lluvia, pero si se extrae más de la que se infiltra, se sobreexplota el acuífero, por lo que la reserva disminuye y el agua extraída baja en cantidad y calidad.

En Canarias, los acuíferos han estado sobreexplotados, por lo que el nivel freático ha descendido. Como resultado, se han secado numerosos nacientes, los pozos y galerías han debido ahondarse más y ha aumentado el peligro de desertización.

Actualmente, la producción industrial de agua abre nuevas posibilidades para la conservación de la reserva del subsuelo, porque las necesidades derivadas del aumento de población y del desarrollo económico podrán ser atendidas sin necesidad de aumentar las extracciones. Incluso se podrá utilizar el agua de las desaladoras y depuradoras para recargar los acuíferos, lo que supondría un beneficio enorme para nuestro medio ambiente.

  1. CICLO HIDROLÓGICO EN LAS ISLAS CANARIAS

Por su latitud a Canarias le corresponde un clima seco y cálido. Esta caracterización está modificada por diversos factores, entre los que destaca la presencia de los vientos alisios, que con una dirección predominante del NE y debido a su recorrido oceánico transportan sobre las islas masas de aire húmedas y templadas. Dichas masas de aire, al chocar con la vertiente norte de las islas de mayor relieve dan lugar al mar de nubes por condensación de la humedad atmosférica. El relieve, y sobre todo la cubierta vegetal retienen el agua de estas nubes dando lugar al fenómeno de lluvia horizontal en altitudes que van de los 600 a los 1600 metros.

La Lluvia Horizontal es un fenómeno natural propio de bosques nublados presentes en zonas de gran altitud. Éste es producto del choque constante de nubes bajas o bruma con la vegetación presente en estas áreas

Esto ocasiona que las plantas condensen la humedad del ambiente formando gotas de agua, las cuales se precipitan engrosando los caudales de aguas subterráneas, ríos y arroyos.

El otro volumen de agua que cae por precipitación en el archipiélago proviene de las borrascas y frentes procedentes de altas altitudes.

El régimen pluviométrico de una isla dependerá de su lejanía de África y de su altitud. Dentro de cada isla la pluviosidad de una comarca dependerá de su orientación y altitud.

Las diferencias pluviométricas entre islas son importantes. La Palma es la isla más húmeda (740 mm/año) y Lanzarote y Fuerteventura extremadamente secas (< 150 mm/año)

En cuanto al sustrato geológico de Canarias, es por lo general muy heterogéneo y variable. La mezcla de numerosas coladas de naturaleza y características distintas, las frecuentes intercalaciones de depósitos piroclásticos, la existencia de diques, … complican las cualidades del subsuelo, por lo que resulta casi imposible suponerle un comportamiento predeterminado frente a la circulación de las aguas. Este comportamiento lo definen dos propiedades:

– permeabilidad: cualidad de los terrenos que expresa la facilidad con que dejan pasar el agua a su través debido a fisuras y grietas.

– porosidad: capacidad para almacenar agua en su interior, pero los poros deben estar intercomunicados de modo que el agua pueda penetrar en la roca y salir de ella.

Los terrenos del archipiélago son por lo general permeables, por lo que el subsuelo suele almacenar agua con facilidad.

El balance hidrológico de Canarias se puede resumir de la siguiente manera:

– La mayor parte de las precipitaciones vuelve a la atmósfera por efecto de la evapotranspiración.

– La permeabilidad de los terrenos facilita la infiltración del agua del subsuelo, de modo que la escorrentía subterránea predomina sobre la superficial.

– La escorrentía superficial es esporádica y de muy irregular presentación.

III. FORMAS DE APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS HÍDRICOS

Las formas usadas en Canarias para captar o retener agua han sido muy diversas. Los más importantes son manantiales pozos y galerías, y desde hace algunas décadas se han implantado la desalación y la depuración.

  1. a) Manantiales:

Afloran en superficie de terrenos impermeables. En el año 1900 suponían casi el total de los caudales disponibles, pero actualmente y debido a la sobreexplotación del acuífero, muchos han desaparecido o disminuido sus caudales. Sólo quedan manantiales en aquellos lugares menos castigados por las galerías: Marcos y Cordero, El Cedro, Bco. del Infierno, Bco. de Azuaje, …

Los manantiales de las islas han quedado reducidos al 25% de los caudales que existían en las primeras décadas del siglo XX.

  1. b) Embalses y presas:

Forma de aprovechamiento de la escorrentía superficial.

Cronológicamente se pueden distinguir varias etapas:

A principios de siglo XX se construyen presas en macizos antiguos como Pinto en Arucas y Tahodio en Tenerife. Son presas de carácter artesanal llevadas a cabo con cal y piedra seca. En otros lugares se construyeron charcas de barro en suelos arcillosos.

Un segundo periodo tiene lugar durante el régimen franquista. En estos años se construyen grandes obras de ingeniería destacando las de la mitad nororiental de Gran Canaria y Bco. de La Aldea, las más importantes por su capacidad de almacenamiento.

En los años 80 el Cabildo de Tenerife lleva a cabo un nuevo sistema de balsas con superficies cubiertas con materiales sintéticos impermeables para llenarlas con las aguas sobrantes del invierno.

En la historia reciente de la construcción de las presas existen dos factores limitativos de carácter físico, por un lado, las pendientes elevadas de los cauces de los barrancos originan altos costos para el cerramiento de los mismos y por otro, en zonas áridas tienen lugar procesos de aterramiento de las presas en cortos periodos de tiempo.

Hoy por hoy, estas aguas apenas suponen poco más del 5% del volumen de los recursos hídricos de Canarias.

  1. c) Pozos:

Perforación vertical de forma cilíndrica y de diámetro mucho menor que la profundidad. Es el sistema de captación más extendido.

Los pozos representan el tipo de captación más importante del archipiélago (más de 6000) y el más significativo por los caudales alumbrados. Se localizan en todas las islas.

La captación de agua por el sistema de pozos ha experimentado una evolución significativa como resultado de los avances tecnológicos, tanto en los sistemas de perforación como en los de bombeo.

El periodo de máxima actividad perforadora se desarrolla a partir de la década de los 60, a partir del cual es posible aplicar innovaciones en materia tecnológica. La mayor parte de los pozos de las islas se ubican en plataformas costeras (excepto GC y FU). Esto ha generado problemas serios de contaminación que tienen un doble origen:

-En primer lugar por intrusión marina, lo que provoca la extracción de aguas con gran contenido en sales.

– En segundo lugar, por contaminación del agua por actividades humanas como la agricultura y los RSU (residuo sólidos urbanos).

A pesar de que los caudales de los pozos han ido amentando en los últimos años, no ocurre lo mismo con la calidad del agua, que empeora de manera alarmante.

  1. d) Galerías:

 Excavación en forma de túnel con paredes filtrantes y sentido ascendente con el avance. Su objetivo es actuar como salida fácil del agua cuando la perforación alcanza el acuífero.

Las galerías presentan la ventaja de producir agua del subsuelo por gravedad, sin consumo energético. La mayor parte de ellas se encuentran en zonas altas y despobladas, por lo que la calidad de las aguas es mayor al no existir problemas de contaminación por actividades antropogénicas.

Las galerías son todavía una fuente destacada de producción de agua en La Palma, Gran Canaria y Tenerife. Existen aproximadamente 1600 galerías con más de 2000 Km perforados.

Desde que comenzaron a perforarse a fines del siglo XIX han pasado por varias etapas. El periodo de máximo desarrollo del proceso de perforación y de aumento de los caudales tuvo lugar entre 1940 y 1960, coincidiendo con la gran expansión de la agricultura de exportación. A partir de los años 70, a pesar del aumento de longitud perforada, comienza el descenso de la producción de agua.

Actualmente este subsector de la producción de agua atraviesa importantes

problemas:

– disminución de los caudales por sobreexplotación

– descapitalización no sólo en lo referente a nuevas perforaciones, sino también por lo que se refiere al mantenimiento de las existentes.

Esto, unido al trabajo y riesgo hace que estas inversiones no sean rentables.

  1. AGUAS DE PRODUCCIÓN INDUSTRIAL

Desaladoras y depuradoras son los dos tipos de instalaciones de producción industrial de agua. Las desaladoras separan el exceso de sales del agua del mar o de aguas salobres, convirtiéndolas en potables. Las depuradoras limpian las aguas residuales de los elementos contaminantes que contienen y las convierten en aptas para su reutilización en algunos usos, como el riego.

Canarias fue una de las primeras regiones del mundo en aplicar la tecnología a la producción de agua, debido a que ha sido muy castigada por la escasez, especialmente las islas orientales. En la actualidad, el consumo de aguas desaladas y depuradas va en constante aumento en nuestras islas.

Aunque al principio era muy caro producir esta agua, hoy en día, con las modernas desaladoras de ósmosis inversa, el precio por metro cúbico ha bajado muchísimo. La producción industrial de agua será muy beneficiosa para el medio ambiente, ya que permitirá evitar la sobreexplotación de los acuíferos. De todos modos, hay que tener en cuenta que producir agua consume energía y nos hace más dependientes del petróleo.

La desalación es el proceso de separación de minerales disueltos (sales) de aguas salobres o de mar para convertirlas en aguas adecuadas para consumo humano, uso industrial o riegos. La necesidad de utilización de los procesos de desalación ha ido creciendo a medida que en algunas zonas del mundo se han hecho insuficientes los suministros de agua dulce.

Hay varios tipos de procesos de desalación en uso hoy día, y se pueden clasificar de forma amplia en procesos de destilación (evaporación) o de membranas. La elección del proceso viene determinada por la química y las condiciones físicas del agua de alimentación sin tratar, por la producción necesaria y por la fuente de energía disponible para impulsar la planta de desalación.

Los costos de tratamiento por unidad de agua producida varían ampliamente, y dependen del tipo de agua (salobre/mar) y la cantidad de energía necesaria.

  1. EL CONSUMO DE AGUA POR SECTORES

Los porcentajes de agua que se destinan a los diferentes usos en Canarias son

los siguientes:

  • Uso agrícola 58%
  • Uso urbano 29%
  • Uso turístico 11%
  • Uso industrial 2%

Comprobamos que el mayor porcentaje del agua consumida se destina a uso agrícola, y el menor al industrial.

Si nos detenemos a estudiar estos usos isla por isla, observaremos importantísimas diferencias entre unas y otras. Por ejemplo, veremos que La Palma destina a uso agrícola casi un 89 % del agua consumida, mientras que Lanzarote tan sólo el 24%.

El sector con más posibilidades de ahorrar agua es el agrícola, modernizando los sistemas de riego mediante la extensión de la aspersión y el riego por goteo. También la reutilización de agua depurada para el riego de los campos abre grandes posibilidades de ahorro.

En los sectores urbano y turístico también existen posibilidades de ahorro de agua: consisten en la depuración del agua consumida y en el uso de agua depurada para el riego de las zonas ajardinadas.

Los métodos de riego

Los métodos de riego tienen una gran importancia, porque el uso de las técnicas modernas permite ahorrar gran cantidad de agua.

Para comprobarlo, vamos a fijarnos en los siguientes datos:

Con el riego a manta, que es el riego tradicional, se aprovecha únicamente el 30% del volumen gastado.

El riego por aspersión permite un ahorro del 70% con respecto al riego a manta.

Mediante el riego por goteo el ahorro es aún mayor: un 90% con respecto al riego a manta.

Estos datos demuestran que las inversiones que se realicen en modernizar los sistemas de riego son ampliamente compensados por el ahorro que se obtiene. Estas inversiones producen un beneficio económico a los agricultores al mismo tiempo que ayudan a conservar el medio ambiente.

  1. LA LEY DE AGUAS

Los recursos hídricos de las islas están regulados legalmente por la Ley de Aguas de Canarias, de 26 de julio de 1990.

El agua en Canarias es un recurso escaso protegido por la Ley. Esta Ley establece en su preámbulo que su objeto “es la subordinación de todas las aguas al interés general, sobre la base de que se trata de un recurso que debe estar disponible en la cantidad y calidad necesarias, en el marco del respeto al medio ambiente de las islas”.

VII. LOS PLANES HIDROLÓGICOS

La Ley de Aguas de Canarias, de 1990, dicta que la Administración es la encargada de evaluar los recursos y necesidades, para planificar las actuaciones hidrológicas necesarias.

En cumplimiento de esta Ley, cada isla cuenta con un Consejo Insular de Aguas, cuyo presidente es el del Cabildo Insular correspondiente. Cada Consejo Insular de Aguas está encargado de elaborar el Plan Hidrológico Insular de su isla.

El Gobierno de Canarias es el encargado por la Ley de aprobar los Planes Hidrológicos Insulares, así como de elaborar y aprobar el Plan Hidrológico Regional.

El Plan Hidrológico Insular es el instrumento básico de la planificación hidrológica, destinado a conseguir la mejor satisfacción de las demandas de agua y a racionalizar el empleo de los recursos hidráulicos de la isla, protegiendo su calidad y economizándolos en armonía con el medio ambiente y los demás recursos.

Los Consejos Insulares de Aguas son los equivalentes a las Confederaciones Hidrográficas del territorio peninsular de España.

La demanda de agua en Canarias ha aumentado constantemente, debido al incremento de la superficie dedicada a cultivos de regadío, al crecimiento turístico, urbano e industrial.

Para satisfacer la creciente demanda se ha extraído agua del subsuelo en exceso.

Como consecuencia, muchos nacientes se secaron y el agua de las galerías y pozos cada vez disminuía más en cantidad y calidad. El territorio de las islas está expuesto a un grave peligro de desertización.

Por eso, las iniciativas para el desarrollo económico deben ser evaluadas cuidadosamente, con el objeto de que el aumento de las necesidades de agua no suponga comprometer la conservación del medio ambiente. El desarrollo de las islas debe ser un desarrollo sostenible, es decir, un desarrollo compatible con la conservación del medio ambiente.

Tenemos el caso de los proyectos de construcción de campos de golf en las islas con objeto de aumentar la oferta destinada al turismo de calidad. Los campos de golf consumen gran cantidad de agua y de territorio, por lo que es necesario evaluar el impacto ambiental que tienen estos proyectos y, si se realizan, prever las actuaciones hidrológicas necesarias, utilizando agua de depuradoras o desaladoras.

Los perjuicios al medio ambiente que se producen debido a la ejecución de un proyecto de obras. Antes de ejecutar una obra importante debe realizarse un estudio de impacto ambiental. Los barrancos de nuestras islas contienen valiosos tesoros de flora y fauna. El agua que corre por ellos es fundamental para la conservación de nuestras especies vegetales y animales.

PDF con imágenes en el siguiente enlace:

Los recursos hídricos en Canarias

¿Cuáles son los impactos o repercusiones asociados a la actividad turística en Canarias? (Con algunas alternativas)

El clima cálido que favorece la llegada anual de millones de visitantes para, principalmente, tomar el sol en sus playas. La variedad de paisajes favorece el acercamiento.  Estos turistas proceden, en su mayoría, del extranjero (más  del 66% del total), Sobre todo del Reino Unido y Alemania, y en menor medida del territorio español (30 – 34 %).

La actividad turística está presente en todo el archipiélago, aunque las islas con una mayor afluencia de visitantes son Tenerife y Gran Canaria que acogen al 69,5 % de los turistas que llegan a la Comunidad.  Actualmente, Canarias en el 2014 dispone de más de 250.000 plazas de apartamentos turísticos y de unas 220.000 plazas hoteleras

El turismo en Canarias siempre ha gravitado en torno a la modalidad de sol y playa, al ser la primera oferta que se explotó gracias a las condiciones físicas y climáticas que posee el archipiélago. No obstante, en la cualidad la oferta se está diversificando, en clara consonancia a las nuevas exigencias del turismo español, en donde la variedad de modalidades y la calidad y respeto medioambiental son algunas de las principales claves. Desde esta premisa surgen tipologías como el turismo de naturaleza, de congresos y negocios, cultural (gastronómico, recreación, ocio, museos), de talasoterapia, activo, deportivo y rural. Todo ello trae consigo unas consecuencias que merecen ser destacadas:

1. CONSECUENCIAS ECONÓMICAS.

El turismo supone para Canarias, aproximadamente,  el 28,5 % de nuestro PIB y el 33% de nuestro empleo directo (guías de turismo, recepcionistas, camareros, gerentes, directores de establecimientos turístico, entre otras). Además del empleo directo, el turismo  tiene un efecto multiplicador sobre otras áreas y empleos: bebidas, comidas, restaurantes, comercios, transporte o imprentas.

El descenso porcentual en la aportación al PIB en los últimos años es debido tanto al estancamiento del gasto por turista, como a la mayor capacidad de crecimiento de otros sectores. En cualquier caso, Aporta riqueza al país, por lo que constituye uno de los pilares básicos de la prosperidad económica española. Igualmente, compensa la balanza comercial, frenando el endeudamiento externo (en 2007, el turismo financió el 31,5% del déficit comercial).

Influye en la política de transportes, que se ha orientado a dotar de buena accesibilidad a los núcleos turísticos.  También ha contribuido a ampliar y modernizar algunos aeropuertos y a potenciar los vuelos irregulares o chárter, que abaratan los costes y adaptan su frecuencia e itinerarios a la demanda.

Asimismo, ha incrementado la capacidad portuaria para embarcaciones recreativas y deportivas, por su atractivo para el turismo de más nivel

2. CONSECUENCIAS DEMOGRÁFICAS.

El turismo ha sido un factor de atracción de la población que se ha concentrado en los municipios turísticos del litoral (S. Bartolomé de Tirajana, Las Américas), y ha impulsado su desarrollo urbano no siempre de forma ordenada.

El turismo incrementa los efectivos de población en las áreas litorales. Generando masificación urbana. Con adultos jóvenes que acuden en busca de trabajo; en otros, con adultos o jubilados que se establecen de forma permanente por motivos empresariales, terapéuticos o de ocio. Además, el turismo aumenta la población ocupada en el sector terciario y en la construcción.

No obstante, por lo general favorece el despoblamiento y la marginación en entornos del interior. Aunque en ciertas áreas rurales y de montaña y en algunas ciudades históricas en declive, el turismo ha frenado el despoblamiento y ha estimulado la revitalización de la artesanía y de las tradiciones.

3. CONSECUENCIAS EN EL POBLAMIENTO.

En el litoral, el turismo extiende el poblamiento urbano y favorece la formación de conurbaciones. Además, suele provocar alta densidad de construcción y especulación del suelo. En algunos  espacios rurales, de montaña y urbanos el turismo ha colaborado a la rehabilitación del patrimonio edificado.

4. CONSECUENCIAS SOCIALES, POLÍTICAS Y ECONÓMICAS.

Se ha producido una segregación entre los enclaves turísticos por una parte (Maspalomas-Playa del inglés). Asimismo, los residentes han perdido el control sobre las decisiones espaciales (calificación y usos del suelo) en favor de los centros de decisión supramunicipales y extracomunitarios (grandes turoperadores y multinacionales del turismo).

El turismo fomenta el acercamiento entre los pueblos y el contacto entre culturas, favoreciendo el entendimiento político entre los Estados. El turismo incide sobre la sociedad local, positivamente cuando estimula el cambio y la modernización social y negativamente cuando conlleva la pérdida de costumbres y señas de identidad propias, o cuando empeora la calidad de vida de los residentes por la saturación en los servicios y las infraestructuras.

5. EN LA ORDENACIÓN DEL TERRITORIO.

A) En las áreas litorales más turísticas, el turismo ordena los espacios próximos en función de sus necesidades. Los convierte en superficies recreativas o en periferias de servicios que proporcionan los abastecimientos básicos (agua, alimentos).

CONSECUENCIAS:

Alteraciones en el medio y en el paisaje: galerías para el abastecimiento de agua, canteras para materiales de construcción, movimientos de tierra para el transporte.

Transformaciones económicas: revalorización de tierras de cultivo por su conversión en solares, y potenciación de las actividades demandadas por el turismo. Conflictos por el uso del suelo y de los recursos: presión urbanizadora sobre el suelo cultivable; conflictos por el uso del agua con la agricultura.

b) En las áreas de turismo rural y de montaña, el turismo puede crear conflictos con las actividades agrarias o fomentar su abandono. Aunque también dinamiza el entorno con nuevas actividades.

c) En las ciudades históricas, los cascos antiguos se especializan en actividades al servicio del turista (artesanía local, recuerdos, establecimientos de alojamiento y de restauración), y sus periferias instalan segundas residencias u hoteles.

4. CONSECUENCIAS MEDIOAMBIENTALES.

Provienen del fuerte desarrollo del sector en poco tiempo, en un espacio reducido, y en un momento en el que todavía no estaba extendida la preocupación medioambiental.

El levantamiento de grandes bloques de hoteles y apartamentos junto a las playas; la urbanización incontrolada en espacios naturales de gran valor, con la destrucción de bosques y de ecosistemas; Tampoco es menor la contaminación acústica, atmosférica y visual que provoca el tráfico, discotecas, pub  y el problema de los residuos.

ALTERNATIVAS AL  IMPACTO DEL TURISMO.

LOS PROBLEMAS TURÍSTICOS MÁS DESTACADOS SON LOS SIGUIENTES:

El predominio del modelo tradicional de sol y playa supone clientela de nivel medio o medio-bajo, elevada estacionalidad, concentración espacial y fuerte dependencia de tour-operadores extranjeros.

La demanda plantea nuevas exigencias: calidad y variedad de la oferta, más participación en la organización del viaje y calidad ambiental.

Crece la competencia internacional y nacional debido a la mejora de los transportes y la búsqueda de destinos no masificados.

 El instrumento para paliar los aspectos más nocivos del turismo es la POLÍTICA TURÍSTICA.

Su objetivo es potenciar el turismo a través de cinco tipos de actuaciones  recogidas en el Plan de Infraestructuras y Calidad Turística de Canarias:

b) La política turística trata de resolver estos problemas en coordinación con las comunidades autónomas y con la Unión Europea:

• Las comunidades autónomas tienen competencias en política turística.

• La Unión Europea se ha propuesto favorecer el turismo por sus ventajas para crear empleo, atraer divisas y redistribuir las rentas entre países ricos y pobres. Para ello, se propone mejorar la protección y la información del turista; equilibrar la distribución temporal y espacial del turismo, impulsando nuevas modalidades turísticas; establecer estándares de calidad comunes, y mejorar la formación profesional del sector.

España ha concretado su política turística en el Plan del Turismo Español Horizonte 2020, aprobado en 2007. Sus objetivos son:

Ø  El incremento de la calidad de la oferta, para atraer turistas de mayor poder adquisitivo. Con este fin, se mejoran la formación profesional y las infraestructuras mediante proyectos de modernización integral de los destinos maduros.

Ø  La diversificación de la oferta, para atender al deseo de variedad de la demanda y para conseguir un mejor reparto temporal y espacial del turismo, e incorporar a nuevos segmentos de mercado, como la tercera edad. Para ello, se fomentan el turismo rural, de montaña, ecológico y urbano.

Ø  El uso de las nuevas tecnologías en el trato con la clientela, para responder a su deseo de participar más directamente en la organización de su viaje. Con este fin, se extiende el uso de internet para la información, las reservas y la compra del viaje.

Ø  La utilización de la innovación y el conocimiento, para conseguir la satisfacción del cliente y el éxito del negocio turístico. Para lograrlo, se incorpora el turismo a los planes de I+D+i.

Ø  La promoción turística, para hacer frente a la competencia externa y atraer nueva clientela. Esta tarea se realiza en ferias internacionales, como Berlín o FITUR; en las oficinas turísticas existentes en el extranjero, y a través de planes para atraer a mercados emergentes (Plan Marca España).

Ø  La mejora de la comercialización, para incrementar los beneficios turísticos, mediante la creación de tour-operadores nacionales.

Ø  La consecución de un turismo sostenible, que responda a la exigencia de calidad medioambiental de la demanda. Para conseguirlo, se están adoptando medidas como evaluar el impacto ambiental de los proyectos, cuidar la estética paisajística integrando las construcciones en el medio, regenerar los espacios degradados e intensificar la sensibilización social hacia el cuidado del entorno.

Retos y políticas turísticas en Canarias

Para superar estos problemas y mantener el liderazgo del archipiélago canario como destino turístico, el Gobierno de Canarias, en cooperación con los cabildos, firmó el Pacto por la Competitividad y Calidad del Turismo en Canarias 2008-2020. Se trata de un acuerdo para la mejora turística de las islas

Canarias, que establece una serie de medidas como:

• La promoción de Canarias en los mercados emisores mediante Internet, campañas de publicidad, ferias de turismo…

• La aplicación de programas de mejora en la formación de los trabajadores y de la competitividad de las empresas del sector.

• Una ordenación turística que limite el crecimiento en áreas amenazadas por el deterioro ambiental, así como la rehabilitación de zonas en declive.

• El aumento de la conectividad del archipiélago y el control de la oferta turística de tipo ilegal.

• El desarrollo de campañas de sensibilización sobre la importancia del turismo entre los residentes.

Las aglomeraciones urbanas. El sistema urbano de Canarias

EL SISTEMA URBANO DE CANARIAS

sistema urbano de Canarias

 

Situadas en la región de la Macaronesia, las islas Canarias constituyen hoy un sistema insular metropolitano en el que conviven varios millones de personas en un conjunto de áreas urbanizadas estructuradas según las islas que lo componen.

Dada su posición central, Canarias es actualmente un lugar de referencia en el Atlántico medio, cuya capacidad económica se expresa con claridad en su extensa red de comunicaciones internas y hacia el exterior.

Las islas orientales cuentan con características geográficas vinculadas a su mayor proximidad con el continente africano, poca altitud, escasez de vegetación arbolada, aridez. Y, en el caso específico de Lanzarote, la más oriental, una gran presencia de volcanismo reciente. Las islas que se adentran en el océano hacia el Oeste, presentan en contraste una mayor variedad de vegetación y orografía, contando con densos bosques y zonas de costa con poca vegetación.

Analizando la distribución de ciudades y poblacional por islas, se detecta una fuerte presencia urbana en las dos islas centrales: Gran Canaria y Tenerife, que albergan un 1.750.000 residentes. Estas dos islas cuentan también con aglomeraciones turísticas que agregan una gran cantidad de población flotante, superior a un tercio de millón más. El sistema canario de ciudades queda así caracterizando por una estructura urbana bipolar al que se agregan y conectan otros zonas metropolitanas destacadas; como la que se estructura en el conjunto de la isla de Lanzarote que supera ya los 150.000 habitantes.

Las islas de Tenerife y Gran Canaria, pueden considerarse hoy en día como ciudades con extensiones metropolitanas en forma de anillos incompletos. En el caso de Tenerife, el proceso de estructuración anular es más disperso y está más avanzado, existiendo tres ámbitos de atracción caracterizados por el agrupamiento de la población: el área cabecera de la isla en torno a Santa Cruz y La Laguna, el valle de La Orotava y la franja costera del Suroeste. En Gran Canaria, presenta una situación diferente al existir un potente arco consolidado de urbanización que parte de la capital, Las Palmas y se extiende hacia el sur a lo largo de los municipios de Telde, Agüimes, Ingenio, Santa Lucía y San Bartolomé de Tirajana.

Las islas orientales se caracterizan por procesos de urbanización más incipientes aunque complejos.  Lanzarote funciona ya como un único ámbito suburbial de residencia dispersa polarizado hacia su capital Arrecife. Ésta agrupación urbana de usos de centralidad interactúa como centro de ocio, consumo y trabajo para los lanzaroteños que residen de una manera diseminada ocupando los espacios agrarios del interior de la isla. Fuerteventura, se presenta ya como otro sistema urbano caracterizado por tres núcleos situados en el centro y los extremos de la isla: la capital Puerto del Rosario y Morro Jable y Corralejo en el Sur y el Norte, respectivamente.

Finalmente, las otras islas occidentales muestran graves procesos de decrecimiento poblacional en ausencia de condiciones favorables al progreso. La Palma, con sus ochenta mil habitantes funciona como otro conglomerado urbano bipolar estructurado alrededor de Santa Cruz de la Palma al Este y Los Llanos de Aridane al Oeste. Alrededor de ambas ciudades -hoy de pequeño tamaño- se organizan una pléyade de asentamientos más diminutos de carácter más rural. La Gomera (21.000 habs.) y El Hierro (10.500 habs.) presentan un tamaño poblacional aun menor con situaciones de desequilibrio y de ausencia de alternativas económicas viables que propician un cierto despoblamiento progresivo.

Las redes de transporte interinsular de Canarias, marítimas y áreas, conforman hoy un esquema que tiende a la consolidación de una pujante conexión entre las dos islas centrales, Tenerife y Gran Canaria. Un eje de conectividad, cuya notable capacidad estructural se prolonga funcionalmente hacia la isla de La Palma por el Oeste y hacia Lanzarote por el Este. Entre las áreas metropolitanas situadas en las cabeceras de las islas de Gran Canaria  y Tenerife existen diariamente más de 40 vuelos de conexión que ofrecen varios miles de plazas de una manera habitual. Los enlaces marítimos, que se extienden entre los puertos de Santa Cruz de Tenerife y Agaete en el norte de Gran Canaria, permiten a su vez un acceso masivo de vehículos entre ambas islas, facilitando tanto el tránsito de personas como de mercancías. Esta valiosa disposición de elementos para el movimiento de personas y los flujos de mercancías ejerce un fuerte efecto sinérgico estimulando la economía regional.

El desarrollo turístico ha facilitado el establecimiento de enlaces intercontinentales, facilitados por pujantes líneas aéreas que se dedican al trasvase de pasajeros con numerosas ciudades de Europa. En los últimos años, la empresa de capital regional Binter Canarias está desarrollando una potente estrategia expansiva internacional en otras direcciones. Todo ello con el objetivo de conectar las islas Canarias con diferentes destinos africanos y de la Macaronesia, la gran región oceánica que incluye a varios archipiélagos de origen volcánico. Un exponente de este esfuerzo es la apertura de una segunda red regional de vuelos destinada a cubrir las necesidades del archipiélago de Cabo Verde.

Por las aguas canarias pasan también destacados cables submarinos que enlazan el continente europeo y África. También existe una amplia oferta conectora de voz y datos hacia y desde la península ibérica que integran a Canarias con la red mundial de Internet.

Canarias viene desarrollando en las últimas décadas una planificación de infraestructuras viarias, portuarias y aeroportuarias que facilita la accesibilidad de sus habitantes tanto en el interior de cada espacio insular como para la conexión entre islas: Es la estrategia de referencia para el desarrollo inversor público que se ha denominado Eje Transinsular del Transporte. Este modelo organizativo y espacial está potenciando la implantación de un esquema de conectividad territorial definido por un doble anillo de carreteras que pauta las actuaciones viarias en las islas de Tenerife y Gran Canaria. Este proyecto de organización territorial refuerza la disposición tendencial de las aglomeraciones ya urbanizadas y situadas a lo largo de las costas insulares. Un proceso geográfico que viene desarrollándose con mayor intensidad desde la segunda mitad del siglo XX. A la consolidación del Eje Transinsular se vienen destinando ingentes recursos públicos. lo que ha supuesto la trabazón con sus nuevas piezas tanto de las áreas metropolitanas -aquellas que son sede de las administraciones públicas y las sedes políticas- como de las grandes ciudades turísticas, dispuestas generalmente en las vertientes sureñas insulares. Este esquema puede representarse con una metáfora visual simple: un territorio formado por un doble collar de perlas conectado que tiende a completarse paulatinamente para formar en los próximos años dos conglomerados urbanos anulares en las islas centrales del archipiélago.

ÁREA METROPOLITANA DE TENERIFE

El Área metropolitana de Santa Cruz de Tenerife es una de las primeras de España. Según el Cabildo de Tenerife se espera que el Área Metropolitana de Santa Cruz de Tenerife unirá seis municipios en 20 años, debido al enorme crecimiento demográfico que ha experimentado.​ El corazón del área metropolitana se articula entre las ciudades de Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna. Ambas ciudades se encuentran físicamente y urbanísticamente unidas, por lo que juntas tendrían una población de aproximadamente 375.000 habitantes (INE 2010).5​6​7​ Por esta razón, ambas son consideradas ciudades gemelas.

Según esta definición, el área está formada por los municipios de Santa Cruz de Tenerife, San Cristóbal de La Laguna, El Rosario y Tegueste, municipios en los que residen 403.013 habitantes (INE 2010).

Según otras definiciones,también incluiría los municipios de Tacoronte y El Sauzal​ con lo que la población alcanzaría los 435.558 habitantes

TENERIFE

ÁREA METROPOLITANA DE GRAN CANARIA

  • El área metropolitana de Las Palmas de Gran Canaria es un núcleo urbano que se desarrolla en torno a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, que es a su vez, la ciudad más poblada y densa de Canarias (España), características que comparte con su área metropolitana.
  • Podemos contemplar el área metropolitana con referencia a los municipios limítrofes de la ciudad o el área metropolitana más inmediata, en este caso está formada por los municipios de Telde, Arucas, Ingenio, Santa Brígida, Agüimes, Santa Brígida, Teror, Valsequillo de Gran Canaria, Moya y Firgas con una población de 636.864 habitantes (2010).
  • Es en este primer radio donde se concentra la mayor parte de la actividad económica del área metropolitana, con diversas áreas industriales, comerciales y empresariales, el aeropuerto de Gran Canaria, Circunvalación de Las Palmas de Gran Canaria y algunas de las facultades de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, como el Campus de Tafira en Las Palmas de Gran Canaria y el de Bañaderos en Arucas.
  • En la isla de Gran Canaria se definen independientes las áreas urbanas Las Palmas de Gran Canaria-Telde-Arucas-Ingenio (formada por éstos municipios más Firgas y Moya por el Norte, Valsequillo por el Centro/Sur y Agüimes por el Sur) con 618.496 habitantes y Santa Lucía de Tirajana (formada por ésta más San Bartolomé de Tirajana (105.133).

tabla

Teórica 3. Las aglomeraciones urbanas. Versión 2019

Mapa de la jerarquía urbana española

CONCEPTOS PREVIOS

SISTEMA URBANO

 

AREA DE INFLUENCIA .png

 

CONCEPTOS .png

DESCRIPCIÓN:

Nos encontramos ante un mapa de España. Es un mapa temático (de Geografía Urbana: La jerarquía urbana española) combinado, ya que emplea varias figuras para plasmar la información. En ese sentido, se trata de símbolos proporcioales (cuadrados o círculos) para localizar fenómenos puntuales, siendo también de coropletas (utiliza colores o tramas para representar el área ocupada por un fenómeno geográfico) y de flujos (al emplear líneas o flechas para reflejar los movimientos). El mapa tiene una escala gráfica en el que cada segmento equivale a 100 kms. en la realidad. Por tanto, la escala es pequeña (no muestra muchos detalles del territorio representado). Está sacado de un libro de Geografía de la Editorial Anaya (página 344). Finalmente,  no especifica año ni autor concreto.MAPAJERARQUÍA

Si atendemos a la leyenda, en ella aparecen tres variables o aspectos a considerar: el tipo de ciudad (con cuadrados y círculos de diversos tamaños y colores), las ligazones entre ciudades (líneas violetas con distinta continuidad) y los ejes urbanos (con distintos colores).

Comencemos por las ciudades. Encontramos cinco tipos de ciudades. En cuadrados grandes y rojos tenemos las metrópolis nacionales, que son las capitales de los países así como aquellas ciudades con gran influencia dentro del país. En España tenemos dos: Madrid (capital de España) y Barcelona (segunda ciudad del país y urbe con innegable importancia). Ambas tienen una importante y conflictiva relación. Ambas superan los tres millones de habitantes, ejercen una gran cantidad de funciones (servicios muy especializados, son sedes de multinacionales, etc.) y mantienen relaciones con otras metrópolis internacionales, enlazando las urbes españolas con las europeas (Lisboa, París, …).

A continuación tenemos las metrópolis regionales en cuadrado azul. Son ciudades importantes y con influencia en una determinada área o región del país. En el norte tenemos Bilbo/Bilbao (Euskadi); en el valle del Ebro (noreste) tenemos Zaragoza (Aragón); en el este tenemos Valencia (Comunitat Valenciana); y en el sur comparten importancia Sevilla y Málaga (Andalucía). Cada una tiene entre 1,5 millones y 500.000 habitantes. Tienen funciones y servicios diversificados, pero su influencia es regional. Las metrópolis y submetrópolis regionales han cobrado gran importancia a partir del desarrollo del Estado de las Autonomías y la descentralización subsiguiente. No siempre esta descentralización es positiva: una veces porque se han creado nuevos centralismos (en Canarias, es evidente y descarado como prácticamente todos los resortes de poder autonómico se han centralizado en la isla de Tenerife) y en otras ocasiones porque se han duplicado las burocracias y servicios con los gastos y confusión que ello conlleva.

En cuadrado verde tenemos las metrópolis subregionales, similares a las metrópolis regionales, pero con menor número de habitantes e influencia reducida a una parte de la región. En el caso de Canarias tenemos a las dos capitales autonómicas, Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, cada una con mayor influencia en las islas de su provincia: la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en las islas de la provincia de Las Palmas (Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote); y la ciudad de Santa Cruz de Tenerife en las islas de la provincia de Santa Cruz de Tenerife ((Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro). En el resto de España tenemos: Palma de Mallorca en Baleares, La Coruña y Vigo en Galicia, Valladolid en Castilla y León, varias en la cornisa cantábrica (Oviedo, Santander, Vitoria/Gasteiz, Donosti/San Sebastián y Pamplona), Alicante y Murcia en el Levante peninsular, y en Andalucía nos encontramos con Granada, Córdoba y Cádiz.

En un círculo pequeño azul tenemos las ciudades medias, es decir, aquellas capitales de provincia y ciudades entre los 250.000 y los 200.000 habitantes. En la península hay varias, pero en Canarias destacan tres: Telde (Gran Canaria), Arrecife (Lanzarote) y Arona (sur de Tenerife). Sus funciones son menos diversificadas y se centran en servicios comerciales, administrativos y sociales de ámbito provincial/insular.

En círculo pequeño y de circunferencia roja e interior blanco aparecen las ciudades pequeñas o villas de entre 50.000 y 100.000 habitantes. Sus funciones son escasas y poco especializadas , aunque pueden contar con algunos equipamientos de cierta especialización (centros educativos, …). En Canarias podemos distinguir, malamente en algunos casos, hasta siete ciudades pequeñas: Santa Lucía de Tirajana (sureste de Canaria/Gran Canaria), Puerto Cabras/Puerto del Rosario (Erbani/Fuerteventura), y cinco ciudades pequeñas en Tenerife (La Laguna, La Orotava, y Puerto de la Cruz en el norte; y Adeje y Granadilla de Abona, en el sur).

Prosigamos con las ligazones interurbanas (entre ciudades) aparecen en líneas continuas de color violeta, y las ligazones más débiles aparecen reflejadas con líneas del mismo color pero discontinuas. En Canarias,las ligazones son en línea continua y aparecen ligando a cada capital autonómica/provincial entre sí (Las Palmas de Gran Canaria – Santa Cruz de Tenerife) y con las capitales de las islas de su propia provincia: Las Palmas de Gran Canaria con Arrecife y Puerto Cabras/Puerto del Rosario; y Santa Cruz de Tenerife con Santa Cruz de La Palma, San Sebastián de La Gomera y Valverde. En la península son numerosos los ligazones y aparecen polarizados alrededor de las dos metrópolis nacionales y de las metrópolis regionales..

Por último, tenemos los ejes urbanos. En la España peninsular, el sistema urbano es heredado de la etapa industrial y se encuentra conformado por un centro (Madrid) con la mayor aglomeración humana del país, rodeado por ejes urbanos periféricos y por un interior poco urbanizado, sin ejes integrados. Los ejes urbanos periféricos se disponen de forma semianular en torno a la capital.

Así, en el noreste tenemos el eje atlántico gallego (de color verde claro en el mapa) que se extiende por la costa gallega entre Ferrol y Vigo con prolongaciones hacia el interior (Ourense y Lugo). Está especializado en el comercio.

En el norte tenemos el eje cantábrico (en color calabaza) que es discontinuo: un triángulo asturiano (Oviedo-Gijón-Avilés), Santander y un triángulo vasco (Bilbao-San Sebastián-Vitoria). El eje cantábrico tiene prolongaciones hacia el interior (León, Burgos y Logroño) . Está en fase de reajuste y ya la industria no es el factor principal de urbanización, es decir, que la industria ya no es el principal factor para que se formen y crezcan ciudades.

El eje mediterráneo (en color rosado en el mapa) va desde Girona (Catalunya) hasta Cartagena (Murcia) y es el eje más dinámico con una industria muy diversificada y un fuerte peso de los servicios, en especial el turismo, que han desplazado a la industria como principal factor de urbanización.

El área que constituye este eje comprende desde Girona a Cartagena. Es el eje más dinámico, con una industria muy diversificada y un fuerte peso de los servicios, sobre todo, del turismo, de gran tradición y desarrollo actual.

Constituye una actividad que sigue creciendo y que han desplazado a la industria como factor principal de urbanización.

Cuenta con Barcelona como metrópoli nacional, Valencia como metrópoli regional y Alicante y Murcia (estas últimas muy conectadas, con potentes ligazones). El área de influencia es extensa.

El eje del Valle del Ebro (en color violeta en el mapa) enlaza los ejes cantábricos y mediterráneo y tiene como principal ciudad a Zaragoza (Aragón). Es un eje dinámico con equilibrio entre industria y servicios.

En el sur, tenemos un doble eje andaluz (en color marrón en el mapa). Por un lado, tenemos el eje andaluz litoral, entre Almería y Huelva, dinámico y especializado en comercio, turismo y agricultura tecnificada (recuerda el comentario de la imagen de Berja). Por otro lado, tenemos el eje andaluz del valle del Guadalquivir, entre la costa atlántica y Jaén, que es menos dinámico y sus ciudades están ligadas a las actividades agrarias del entorno, a industrias locales y a actividades turísticas.

En el interior peninsular no hay ejes urbanos integrados, y predominan pequeñas ciudades especializadas en el comercio y la agroalimentación. Encontramos:

SUBSISTEMA VALLISOTELANO. Típicamente jerarquizado encabezada por Valladolid, seguida por León, Burgos y Salamanca. Capitales comarcales.

SUBSISTEMA EXTREMEÑO. Equilibrado en cuanto a tamaños, Mérida en medio de Cáceres y Badajoz.

SUBSISTEMA MADRILEÑO. ES MONOCÉNTRICO PRIMARIO (Toledo, Guadalajara, Segovia, Ávila, Cuenca y Ciudad Real

En Baleares y el País Canario el hecho insular (la fragmentación del territorio en islas) dificulta la formación de ejes urbanos. Las ciudades más destacadas son las capitales autonómicas (Palma de Mallorca en Baleares; y Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife en Canarias). El principal factor de urbanización (de que se formen y crezcan ciudades) es el turismo. Un ejemplo lo tenemos en Vecindario-El Doctoral que crece al calor de las áreas turísticas cercana de Maspalomas-Playa del Inglés.

Práctica 3. La jerarquía urbana. Ejes urbanos España2019