COMENTARIO DEL MAPA TOPOGRÁFICO DE CERCEDILLA

1.       Descripción del mapa.

Se trata de un mapa topográfico del municipio de Cercedilla, en la Comunidad Autónoma de Madrid.  Un mapa topográfico es una representación a escala de la superficie terrestre en sus tres dimensiones junto con todos los elementos tanto físicos como humanos que se encuentren en su superficie destacando asimismo la presencia de curvas de nivel o isohipsas que indican el relieve. Aunque no aparece identificada como tal, tenemos ante nosotros la Hoja 508 del Mapa Topográfico Nacional de España correspondiente al citado municipio madrileño de Cercedilla, situado en la Sierra del Guadarrama,  dentro  del

cercedilla

cercedilla2--644x362

Panorámica del pueblo

Sistema Central de la Península Ibérica. El sistema de proyección es cilíndrico (U. T. Mercator). Las coordenadas del mapa son 40º N (no aparece) y 4º W. Aparecen tanto la escala gráfica como la numérica (1:25000). La Escala Numérica significa que 1 cm. del mapa equivale en la realidad a 25000 cms. es decir, 250 metros.

En lo referente a la leyenda que acompaña a este mapa, aparece una simbología variada que podemos agrupar basándonos en el tipo de representación usada:

a. Símbolos puntuales: se utilizan para localizar elementos del mapa claramente definidos y delimitados. En este mapa representan elementos como: Cantera, cementerio, corral, edificio aislado, pozo, piscina, depósito,…

b. Símbolos lineales: Carreteras, caminos, sendas, curva de nivel, límites en el uso del suelo, via de ferrocarril, límites municipales, ríos, etc.

c. Símbolos zonales: En este mapa son usados para identificar el tipo de vegetación (coníferas y terrenos claros con árboles) por lo que suelen abarcar espacios relativamente amplios.

El color asignado a los símbolos también es un recurso utilizado para enriquecer u ordenar la información de la leyenda. El color azul se emplea  para elementos naturales o humanos relacionados con el agua, el verde con la vegetación, el rojo con construcciones de carácter urbano o de otro tipo, etc.

ANÁLISIS DE LOS ELEMENTOS FÍSICOS

Si observamos las isohipsas  en color sepia que unen las curvas de nivel, encontramos altitudes de entre 1250 m. y 1327 m., por lo cual ya sabemos que hablamos de un paisaje de montaña, con un clima frío, de montaña de interior. La equidistancia de las curvas es de 10 metros y cada 5 curvas, es decir, 50 m., la isohipsa tiene un color sepia más intenso. Mientras más unidas están las isohipsas, más pendiente tiene el terreno. Por el contrario, la mayor separación entre las curvas de nivel nos indica la existencia de un terreno más llano. De forma general,  podemos observar un relieve montañoso muy accidentado, con valles rodeados de laderas con pendientes muy pronunciadas. Estas laderas se encuentran atravesadas por barrancos en cuyos fondos discurren numerosos arroyos (de “lo Maíllos”, “de los Puentes”). Las mayores pendientes y altitudes las encontramos al norte (Siete Picos, Cerro del Corral de Simón y adyacentes), mientras que conforme nos desplazamos hacia el sur, este y oeste, las pendientes parecen menos acusadas.

Las sierras del  Sistema Central, como la de Guadarrama,  son macizos antiguos  que presentan formas aplanadas y redondeadas  al ser superficies de erosión elevadas.  Su roquedo es silíceo y la roca predominante es el granito, una roca cristalina y rígida que se altera de diversas formas creando diversos tipos de relieve granítico (crestas o canchales entre otras). En ese sentido, cabe destacar que algunos topónimos nos hablan de formas de relieve: Cerro del Corral de Simón (al norte), Colonia de Los Cerrillos (al sur) y Apartamentos Siete Picos (en la mitad centro-norte). El Sistema Central divide la Meseta Central peninsular en dos submesetas; la norte y la sur.

En cuanto a hidrografía, la red hidrográfica pertenece a la subcuenca hidrográfica del río Guadarrama  que, a su vez, pertenece a la cuenca hidrográfica del río Tajo. Su clima continental de montaña, húmedo con precipitaciones irregulares, especialmente abundantes en invierno y primavera, provoca que por los barrancos que atraviesan las laderas de sus valles,  discurran numerosos arroyos unos permanentes indicados con línea azul continua (“de la Teja”) y otros intermitentes señalados con línea azul discontinua (“de los Maíllos”). Los arroyos tienen una orientación NE-SW, siguiendo la orientación de la propia Sierra del Guadarrama. En cuanto al aprovechamiento de las aguas tenemos pozos señalados con círculos azules.

La vegetación depende de las duras condiciones climáticas y de la acción antrópica, que ha diezmado notablemente el paisaje natural. En general, predominan los terrenos claros con árboles señalados con pequeños círculos verdes. Esos claros nos hablan de un intenso aprovechamiento humano de la madera, propio de épocas pasadas.  En el SE encontramos signos de coníferas (destacando los pinares) señalados con pequeñas líneas verticales verdes.  En algunas áreas, las coníferas han sido sustituidas por castañeros (también para el consumo humano), como podemos ver al oeste en la “Colonia de Los Castaños”, y conforme descendemos en altitud  encontramos otras especies como los robles. El topónimo “Los Robles” al este de la Colonia de los Castaños así nos lo indica.  Al norte, con mayores pendientes y altitudes, encontramos la Casa Forestal de las Mata. Al SE, en un área con menos pendientes,  tenemos La Dehesilla, probablemente una antigua zona de explotación agro-silvo-pastoril.

ANÁLISIS DE ELEMENTOS HUMANOS

La leyenda nos informa de la variedad de usos del suelo cuyos límites aparecen señalados con una línea curva azul:

En cuanto a las actividades económicas, no hay signos que evidencien actividad agrícola, al menos significativa. Sin embargo, si observamos  la toponimia, nos encontramos con términos como la Dehesilla o Corral de don Simón, que evidencian un uso ganadero tradicional y quizás actual. Además, es característico de muchas zonas de montaña españolas la existencia de aprovechamientos ganaderos, que se adaptan con mayor facilidad que los agrícolas a este tipo de ambientes. Por otro lado, aunque el mapa no ofrece datos relevantes que lo confirmen, la especial localización de Cercedilla y su accesibilidad por carretera y tren, así como la multitud de senderos que observamos, nos invita a pensar la posible existencia de actividades relacionadas con el ocio (senderismo, ciclismo, montañismo,) vinculado al disfrute de las zonas de montañas que le franquean, por lo tanto el turismo se muestra como una actividad especialmente relevante en la época estival. La toponimia nos habla de usos primarios (Casa Forestal de Mata, El Cerquillo,  La Dehesilla) y secundarios (Cantera, indicada con una señal trapezoidal).

 

dehesilla1

Fotografía del Instituto de la Dehesilla. Se puede observar el hielo, propio de las recurrentes nevadas invernales 

En lo referente a las vías de comunicación, observamos como el núcleo poblacional esta comunicado por una carretera de carácter local y una vía de ferrocarril, que facilitan sus comunicaciones. Observamos otras carreteras en la parte norte del mapa: una, la de la parte oriental, que accede al embalse; y otra, en la parte occidental, que serpentea camino de los paisajes montañosos que intuimos se localizan al norte de la zona cartografiada.

 Además de estas vías principales, nos encontramos con otras de menor rango, como los caminos carreteros y los senderos. La especial presencia de estos últimos, nos invita a pensar que esta zona pudo formar parte de una importante red de comunicaciones en siglos pasados, ya que su ubicación en mitad de la Meseta Central, entre las dos Castilla, la hacían una de las zonas de tránsito o paso obligado entre el norte y el sur peninsular.  El ferrocarril electrificado pasa por el sur con menor pendiente (mayor facilidad), al igual que diversos tipos de carreteras señaladas con líneas paralelas rojas); en el norte, con mayores pendientes, vemos sendas, siendo una de las más conocidas la denominada “Carretera de La República”.

Constatamos la existencia de obras hidráulicas como pozos, depósitos y un embalse, cuyo dique tapona el curso del río Navalmedio. La presencia de este tipo de obras es difícil de relacionar con actividad agraria, pues en el mapa no hay evidencias de actividad agrícola y aún menos de regadío. Tampoco observamos líneas eléctricas de alta tensión que partan de la presa, por lo que creemos que la principal función de ésta es almacenar las aguas del río para el abastecimiento del núcleo poblacional y, porque no, para canalizarlas hacia algún otro lugar fuera de los límites de este mapa.  En la parte sur del mapa también podemos ver una línea eléctrica y algunas construcciones de carácter público, como  el cementerio y las infraestructuras recreativas: polideportivo, piscina… para práctica deportiva y disfrute de tiempo libre.

Con respecto al poblamiento (unas 7000 personas habitualmente, pero el triple en época estival y vacacional cuando se desarrolla el turismo de naturaleza), este se concentra en el cuadrante suroeste en su gran mayoría y ocupando los relieves de pendientes más suaves. Observamos la presencia de dos núcleos de población separados por el  arroyo de la Teja. En el núcleo oriental llama la atención la existencia de una edificación circular y amplios espacios abiertos entre construcciones, todo el conjunto situado en un promontorio, pues la disposición de las casas que lo rodea se disponen siguiendo las curvas de nivel, adaptación característica de los planos urbanos a este tipo de elevaciones. En la periferia a este espacio central, podemos observar un plano urbano más regular, favorecido probablemente por la existencia de un relieve más llano. Además, la utilización del término “colonia” para denominar a estos barrios, añadido a la presencia de espacios libres entre construcción y construcción, nos invita a pensar que se trata de una zona residencial caracterizada por una tipología constructiva con claro predominio de viviendas unifamiliares tipo chalets. Es por lo que deducimos que, probablemente, muchas de estas viviendas tengan un carácter de segunda residencia, ocupadas los fines de semanas o en periodos vacacionales. Asimismo, la conexión con el espacio urbano central se consolidad de forma clara.

 También resulta factible concluir que la zona cartografiada forma parte de un espacio de montaña relativamente próximo a una gran ciudad (como Madrid, a unos 57 kms.), por lo que un cierto número de sus residentes de clase media-alta han optado fijar su segunda residencia o su residencia habitual en este entorno, lejos del estrés urbano y buscando un ambiente más apacible y en contacto con la naturaleza. Al oeste tenemos la línea divisoria con el municipio vecino de Navacerrada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s