Tema 3. La Organización económica de las sociedades.

La actividad económica son el conjunto de actividades que realizan los seres humanos para satisfacer diversas necesidades de las personas y de las sociedades a través de la obtención de bienes y la prestación de servicios.

Dicho concepto se compone de tres etapas que serían la producción, la comercialización y el consumo. Cada una de estas etapas posee a su vez una serie de características y fases que las definen, como por ejemplo ocurre con el almacenaje, transporte y venta de la comercialización. Del mismo modo, para llevar a cabo la producción es necesaria la presencia de varios factores, como los recursos naturales, el trabajo, el capital y la tecnología.

economía.png

Por otro lado, la actividad económica, independientemente del sistema que la gestione (subsistencia, capitalista, planificado, mixto o alternativo) posee unos agentes que desempeñan un rol importante en todo el proceso. Estos agentes se concretan en tres: economías domésticas, empresas y sector público, especializados según los casos en trabajar, consumir, producir o establecer un marco jurídico para realizar las diferentes actividades.

Finalmente y en clara relación con lo anterior, la actividad económica se divide en tres sectores; desde el Primario hasta el Terciario, si bien es cierto que también puede existir un sector Cuaternario, en donde se encuentran aquellos trabajos que requieren gran cualificación y están relacionados con la tecnología y el conocimiento. Las personas que trabajan (ocupadas) o buscan trabajo (paradas) forman parte de la población activa, y en el caso de España se encuentran en un rango de edad que va desde los 16 hasta los 67 años (edad de jubilación). Los que se ubican por fuera de ese rango y/o no trabajan ni buscan trabajo se corresponde con la población inactiva y forman parte del mercado laboral.

Pues bien, esta información y algunas cosas más detalladas, como el debate entre necesidades y deseos o el consumo responsable, los encontramos en el siguiente enlace, con un PDF para descargar:

LA ORGANIZACIÓN ECONÓMICA DE LAS SOCIEDADES

 

Anuncios

Las repercusiones del cambio climático en España. (Teórica 2, bloque II, Opción A)

¿QUÉ ES EL CAMBIO CLIMÁTICO? 

Calentamiento global y cambio climático se refieren al aumento observado en más de un siglo de la temperatura del sistema climático de la Tierra y sus efectos. Múltiples líneas de pruebas científicas demuestran que el sistema climático se está calentando. Muchos de los cambios observados desde los años 1950 no tienen precedentes en el registro instrumental de temperaturas que se extiende a mediados del siglo XIX

El Quinto Informe de Evaluación (AR5) del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) concluyó que «es extremadamente probable que la influencia humana ha sido la causa dominante del calentamiento observado desde la mitad del siglo XX».​ La mayor influencia humana ha sido la emisión de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, metano y óxido de nitrógeno

Podemos apreciar diferentes tipos de consecuencias: climáticas, ambientales, económicas y sociales.

CONSECUENCIAS CLIMÁTICAS 

Comenzaremos por las climáticas para abordar cómo afectan a las temperaturas y a las precipitaciones.

Temperaturas

  • Durante el siglo XX, y particularmente desde la década de los 70 de ese siglo, las temperaturas en España han aumentado de forma general, con una magnitud algo superior a la media global del planeta Este aumento ha sido particularmente acusado en invierno.
  • Las precipitaciones durante este periodo han tendido a la baja sobre todo en la parte meridional y Canarias

Precipitaciones 

  • Aunque no serán de forma uniforme en todo el territorio español, estudios científicos han avanzado una reducción significativa totales anuales, especialmente durante la estación de primavera.

Conclusiones relativas al clima: 

  1. Tendencia progresiva al incremento de las temperaturas medias a lo largo del siglo.
  2. Tendencia a un calentamiento más acusado en el escenario con emisiones más altas.
  3. Los aumentos de temperatura media son significativamente mayores en los meses de verano que en los de invierno.
  4. El calentamiento en verano es superior en las zonas del interior que en las costeras o en las islas.
  5. Tendencia generalizada a una menor precipitación acumulada anual.
  6. Mayor amplitud y frecuencia de anomalías térmicas mensuales.
  7. Mayor frecuencia de días con temperaturas máximas extremas en la Península, especialmente en verano.
  8. Para el último tercio del siglo, la mayor reducción de precipitación en la Península se proyecta en los meses de primavera.
  9. Aumento de precipitación en el oeste de la Península en invierno y en el noreste en otoño.
  10. Los cambios de precipitación tienden a ser más significativos en el escenario de emisiones más elevadas.

TEMPERATURAS

CONSECUENCIAS MEDIOAMBIENTALES.

Trataremos a continuación el impacto que ocasionaría en diferentes ecosistemas.

Ecosistemas terrestres 

  • El cambio climático alterará la fenología (los estadios de desarrollo reproductor y vegetativos de plantas y animales en relación con los parámetros ambientales) y las interacciones entre especies, favorecerá la expansión de especies invasoras y plagas, aumentará el impacto de las perturbaciones, tanto naturales como de origen humano, y afectará a la estructura y funcionamiento de los ecosistemas terrestres.
  • Con el cambio climático disminuirá la capacidad de secuestro de carbono atmosférico de los ecosistemas y se producirán migraciones altitudinales de especies así como extinciones locales.
  • Por el contrario, es actualmente incierto si las especies serán capaces de evolucionar y adaptarse a tiempo al cambio climático, si las plantas aumentarán la eficiencia en el uso del agua con la sequía y el calentamiento, y si estos procesos acelerarán los ciclos biogeoquímicos.
  • Las zonas y sistemas más vulnerables al cambio climático son las islas y los ecosistemas aislados, como son las islas edáficas y los sistemas de alta montaña, y los ecotonos o zonas de transición entre sistemas.

Ecosistemas acuáticos continentales.

  • Con un gran nivel de certeza se puede asegurar que el cambio climático hará que parte de los ecosistemas acuáticos continentales españoles pasen de ser permanentes a estacionales; algunos desaparecerán.
  • La biodiversidad de muchos de ellos se reducirá y sus ciclos biogeoquímicos se verán alterados. La magnitud de estos cambios aún no puede precisarse.
  • Los ecosistemas más afectados serán: ambientes endorrECOACU.pngeicos, lagos, lagunas, ríos y arroyos de alta montaña (1600-2500 m), humedales costeros y ambientes dependientes de las aguas subterráneas
  • Las posibilidades de adaptación de los ecosistemas acuáticos continentales españoles al cambio climático son limitadas. Para paliar los efectos hacen falta políticas de ahorro de agua, mejora de su calidad e intensificación de las medidas de conservación de los ambientes terrestres que los rodean.

Ecosistemas marinos (y pesca) 

  • Se prevé una reducción de la productividad de las aguas españolas, dadas sus características de mares subtropicales o templados cálidos.
  • Los cambios afectarán a muchos grupos de organismos, desde fitoplancton y zooplancton a peces y algas. Habrá cambios en las redes tróficas marinas, afectando a las especies sobre todo en su fase larvaria.
  • La distribución de las especies cambiará, con aumento de especies de aguas templadas y subtropicales y disminución de especies boreales. Es posible un aumento de especies invasoras.

Biodiversidad vegetal 

  • Los impactos directos del cambio climático sobre la diversidad vegetal se producirán a través de dos efectos antagónicos: el calentamiento y la reducción de las disponibilidades hídricas.
  • La «mediterraneización» del norte peninsular y la «aridización» del sur son algunas de las tendencias más significativas.
  • La simplificación estructural de la vegetación y el predominio de las extinciones locales sobre las recolonizaciones son tendencias recurrentes de los distintos impactos

Biodiversidad animal 

  • España es, posiblemente, el país más rico en especies animales de la UE, y es el que posee el mayor número de endemismos, por lo que los cambios en la diversidad animal tienen una especial relevancia.
  • El cambio climático producirá cambios fenológicos en las poblaciones, con adelantos (o retrasos) en el inicio de actividad, llegada de migración o reproducción .
  • Cabe esperar desajustes entre predadores y sus presas debidos a respuestas diferenciales al clima.
  • Otro efecto previsible es el desplazamiento en la distribución de especies terrestres hacia el Norte o hacia mayores altitudes, en algunos casos con una clara reducción de sus áreas de distribución; en los ríos las especies termófilas se desplazarán aguas arriba y disminuirá la proporción de especies de aguas frías; en lagunas y lagos, la altitud, la latitud y la profundidad tienen efectos similares sobre las comunidades en relación con la temperatura.
  • Asimismo, el cambio climático puede producir una mayor virulencia de parásitos y un aumento de poblaciones de especies invasoras.
  • http://www.rtve.es/alacarta/videos/programa/espana-pais-mas-amenazado-europa-especies-invasoras/729637/

Recursos hídricos

  • Los impactos del cambio climático sobre los recursos hídricos no sólo dependen de las aportaciones procedentes del ciclo hidrológico, sino que es el sistema de recursos hidráulicos disponible y la forma de manejarlo un factor determinante de la suficiencia o escasez de agua frente a la demanda de la población.
  • La sensibilidad de los recursos hídricos al aumento de la temperatura y disminución de precipitación es muy alta, precisamente en las zonas con temperaturas medias altas y con precipitaciones bajas. Las zonas más críticas son las semiáridas, en las que las aportaciones pueden reducirse hasta un 50% sobre el potencial actual.

RECURSOS HÍDRICOS.png

  • Frecuentemente, la temporalidad en la distribución de precipitaciones y temperaturas incide en la generación de recursos hídricos con mayor entidad que los mismos valores medios de estos parámetros.
  • Los recursos hídricos sufrirán en España disminuciones importantes como consecuencia del cambio climático.
  • Para el horizonte de 2030, simulaciones con aumentos de temperatura y disminuciones medias de precipitación de un 5% ocasionarían disminuciones medias de aportaciones hídricas en régimen natural de entre un 5 y un 14%
  • Para 2060, simulaciones con aumentos de temperatura de 2,5 ºC y disminuciones de precipitación de un 8% producirían una reducción global media de los recursos hídricos de un 17%. Estas cifras pueden superar el 20 a 22% para los escenarios previstos para final de siglo.
  • Junto la disminución de los recursos se prevé un aumento de la variabilidad interanual de los mismos. El impacto se manifestará más severamente en las cuencas del Guadiana, Canarias, Segura, Júcar, Guadalquivir, Sur y Baleares.

HÍDRICOS.png

El suelo

  • Una parte importante de la superficie del territorio español está amenazada actualmente por procesos de desertificación, especialmente como consecuencia de los incendios forestales y de pérdida de fertilidad en suelos de regadío por salinización y erosión.
  • Las proyecciones del cambio climático agravarían dichos problemas de forma generalizada y, especialmente, en la España de clima mediterráneo seco y semiárido..
  • Se estima que, en promedio, por cada aumento de temperatura de 1ºC la pérdida de carbono orgánico en el suelo puede ser del 6-7 %, valor que puede aumentar o disminuir según sea el cambio en la precipitación y también según las características propias del suelo y sus usos.
  • Con el cambio climático el contenido en carbono de los suelos españoles disminuirá, lo cual afectará de forma negativa a las propiedades físicas, químicas y biológicas de los mismos.
  • Las zonas donde cabe esperar pérdidas mayores de carbono orgánico serán las más húmedas (N de España) y en los usos de suelo que comportan contenidos en carbono orgánico más elevados (prados y bosques).
  • El cambio en el régimen de precipitaciones inducirá incrementos en el grado de erosión potencial de los suelos, aunque estos no sean generalizable, pues dependen del tipo de suelo.
  • En general, el riesgo de erosión será mayor en aquellas zonas que ya presentan un riesgo alto y será igual, o incluso puede disminuir, en aquellas zonas de suelos más ricos.

SUELO.png

Zonas costeras 

  • Los principales problemas del cambio climático en las zonas costeras españolas se relacionan con el posible ascenso del nivel medio del mar (NMM). Las proyecciones de los modelos varían entre 10 y 68 cm para final de siglo. Para finales de siglo es razonable esperar un aumento de 50 cm en el NMM, con 1 m como escenario más pesimista.
  • Ante una subida generalizada del NMM las zonas más vulnerables son los deltas y playas confinadas o rigidizadas. Esto podrá causar pérdidas de un número importante de playas, sobre todo en el Cantábrico.
  • Buena parte de las zonas bajas costeras se inundarán (deltas del Ebro, Llobregat, Manga del Mar Menor, costa de Doñana), parte de las cuales puede estar construida.

COSTAS.png

ECONOMÍA 

Sector agrario 

  • Mientras que en algunas zonas los efectos para algunos cultivos pueden ser negativos, en otras pueden ser incluso positivos. El efecto negativo de las altas temperaturas o menores precipitaciones puede verse compensado por las mayores tasas fotosintéticas debido al incremento de CO2. Por otro lado, las temperaturas más suaves en invierno permitirán mayores productividades en esta época, compensado las pérdidas de otras estaciones.
  • Los aumentos de temperatura pueden aumentar la demanda evapotranspirativa de los cultivos, incrementándose las necesidades de riego en algunos casos. En el sur y sureste de España la demanda de agua se incrementará, siendo el estrés térmico más frecuente.
  • La distribución y alcance de plagas y enfermedades de los cultivos de importancia económica puede variar. Su control natural por las heladas y bajas temperaturas del invierno, en zonas como las mesetas, podría disminuir, lo que requerirá una adaptación en las secuencias de los cultivos.
  • La modificación de las temperaturas puede producir el desplazamiento a latitudes mayores de algunas enfermedades.
  • Las altas temperaturas aumentan el nivel de estrés. Todo ello puede ocasionar pérdidas en la rentabilidad de las explotaciones.
  • Desde el punto de vista de sanidad animal, cabe esperar que los efectos del cambio climático se observen en todas aquellos procesos parasitarios e infecciosos cuyos agentes etiológicos o su vectores, tengan una estrecha relación con el clima.
  • Las enfermedades parasitarias producidas por artrópodos o por helmintos pueden tener drásticas variaciones en su distribución, abundancia poblacional e intensidad.

Sector energético 

  • Bajo un escenario de incremento de temperaturas y disminución de precipitaciones se prevé un incremento de la demanda eléctrica que deberá cubrirse sin poder recurrir a energía hidráulica, pues ésta se reducirá.
  • Se prevé, asimismo, un incremento de la demanda de petróleo y de gas natural, y una reducción del aporte (actualmente escaso) de la biomasa.
  • Sólo la energía solar (en sus diversas formas) se vería beneficiada por el plausible incremento de las horas de insolación. Caso de producirse un incremento de los episodios de viento fuerte, podrían darse incrementos en la producción de electricidad de origen eólico.

ENERGÍA.png

Sector turístico 

  • Los impactos del cambio climático afectarían, en primer lugar, al espacio geográfico-turístico, y pueden producir alteraciones en los ecosistemas, ya en condiciones de alta fragilidad, dejando de reportar los beneficios sociales, económicos y ambientales disfrutados hasta el momento.
  • La escasez de agua provocaría problemas de funcionalidad o viabilidad económica de ciertos destinos.
  • El incremento de las temperaturas puede modificar los calendarios de actividad aumentando los viajes en las interestaciones.
  • La elevación del nivel del mar amenazaría la localización actual de determinados asentamientos turísticos y de sus infraestructuras.
  • Estos impactos tendrán peor incidencia en aquellas zonas más deterioradas y con mayor conjunción de los diferentes efectos climáticos negativos.
  • Los turistas pueden disminuir la estancia media en cada destino, retrasar el momento de la decisión del viaje y cambiar la dirección de sus visitas hacia otros lugares: los turistas extranjeros quedándose en sus propios países y los nacionales con desplazamientos hacia las costas del norte o el interior.

TURISMO.png

RIESGOS NATURALES DE ORIGEN CLIMÁTICO 

  • RIESGO DE CRECIDAS:
  • Puede hacer que la frecuencia de avenidas disminuya aunque no su magnitud.
  • En las cuencas mediterráneas y del interior la mayor irregularidad del régimen de precipitaciones ocasionará un aumento en la irregularidad del régimen de crecidas y de crecidas relámpago.
  • INNUNDACIÓN.pngRIESGO DE INESTABILIDAD DE LADERAS: Los deslizamientos y aludes se concentran en las principales cordilleras montañosas, especialmente en los Pirineos, la Cordillera Cantábrica y las Cordilleras Béticas.
  • La inestabilidad de laderas produce, en la actualidad, pérdidas de cientos de millones de euros anuales, sobre todo en vías de comunicación y, en menor medida, en núcleos de población.
  • El número de víctimas mortales por deslizamientos se ha reducido en las últimas décadas, pero el producido por aludes de nieve ha aumentado debido a una mayor frecuentación de la montaña.
  • A la espera de confirmación por modelos climáticos más afinados, el aumento de la torrencialidad conllevará un mayor número de deslizamientos superficiales y corrientes de derrubios, cuyos efectos pueden verse exacerbados por los cambios de uso del suelo y un menor recubrimiento vegetaL
  • RIESGO DE INCENDIOS FORESTALES:
  • Las temperaturas y la falta de agua en el suelo aumentarán, lo que inducirá a una mayor y más duradera desecación de los combustibles. Por lo tanto, la inflamabilidad de los combustibles aumentará.
  • Los índices medios de peligro aumentarán y, en particular, la frecuencia de situaciones extremas. La duración media de la temporada de peligro aumentará.
  • Las igniciones causadas por rayos aumentarán, así como las causadas por negligencias. La frecuencia, intensidad y magnitud de los incendios aumentará.

SALUD HUMANA

  • Cabe esperar un aumento en la morbimortalidad causada por las olas de calor que se apuntan como más frecuentes en intensidad y duración en los próximos años.
  • Por otro lado, el aumento previsible de las partículas finas y del ozono serían los principales impactos relacionados con la contaminación atmosférica. Estos aumentos pueden agravar los problemas de salud derivados de la presencia de altas concentraciones de estos gases en la atmósfera.
  • Entre las enfermedades vectoriales susceptibles de incrementar su incidencia en España se hallan algunas transmitidas por mosquitos (dengue, enfermedad del Nilo Occidental, malaria) o garrapatas (encefalitis).
  • La población mayor de 65 años constituye el grupo más vulnerable al incremento de morbimortalidapor efecto de temperaturas extremas.
  • Por otra parte, los ancianos, las personas de salud comprometida que padecen de bronquitis crónica o asma, o enfermedades cardiovasculares son los grupos de población más vulnerable al posible incremento de los contaminantes atmosféricos.

Imagen1.png

Adjuntamos un power point y un pdf con la teórica. Próximamente reeditamos el contenido.

impactos-y-vulnerabilidad-de-la-flora-espaola-ante-el-cambio-climtico-8-638

Las repercusiones del cambio climático en España

Las repercusiones del cambio climático en España

COMENTARIO PAISAJE NATURAL: PARQUE NACIONAL DE LOS PICOS DE EUROPA

EJEMPLO DE UN COMENTARIO DE UN PAISAJE GEOGRÁFICO BLOQUE 2. PRÁCTICA 2/2, OPCIÓN B.

 PB. 2 Picos de Europa (año par)

Introducción.

Nos encontramos ante una imagen que a todas luces se corresponde con un paisaje natural, dado que son los elementos naturales los que predominan en la misma. Del mismo modo, podemos afirmar que se trata de un entorno de montaña al valorar la presencia del relieve y las formaciones vegetales presentes. En ese sentido, destacan varios planos de observación dentro de la ilustración: al fondo se comprueba una cordillera con picos y crestas elevadas, en donde se aprecian grandes bloques de nieve sin existencia de vegetación. En el primer plano destaca la horizontalidad y la inexistencia de formas abruptas, al estar compuesto por una llanura cubierta de prados en la que se destaca un pequeño lago o laguna. Asimismo, entre el sector de prados y la alta montaña (plano intermedio) aparece una formación boscosa de notable densidad que avanza hacia el entorno de montaña, evidenciando con ello un buen estado de conservación del medio ambiente.

Esa conservación aparente, que posibilita la existencia de un paisaje con altos valores naturales y paisajísticos, es debido a que el área de la imagen pertenece al Parque Nacional de los Picos de Europa, uno de los espacios naturales protegidos más importantes del territorio nacional español. Inaugurado en 1918 (el primero en ser declarado en España junto al Parque Nacional de Ordessa y Monte Perdido) bajo el nombre de “Montañas de Covadonga” y ampliado en 1994 con la actual denominación, el Parque de los Picos de Europa se encuentra en el norte de la Península, en el sector central de la Cordillera Cantábrica, compartiendo el territorio con las Comunidades Autónomas de Cantabria, Asturias y la provincia de León, en Castilla y León. Este Parque Nacional, cuenta con una superficie total de 67.4550 hectáreas  tras la ampliación que experimentó en febrero de 2015 (en la imagen), siendo de este modo el segundo PN más extenso de España después del Parque Nacional de Sierra Nevada. Así pues, tiene como finalidad proteger un espacio de montaña atlántica, con un clima y un relieve propio del noreste de la provincia de León que, junto a su devenir histórico han posibilitado ecosistemas propios de la región eurosiberiana, con áreas vegetales características, como los bosques de hayedos, robles y pinos, además de una fauna relevante en donde destacan animales como el rebeco, el oso pardo o el urogallo.

picos_europa--644x562

Así pues, muchas de las premisas fundacionales del Parque Nacional se pueden apreciar
con nitidez en la imagen, como lo son el clima, la vegetación, el relieve y la hidrología, o
la historia, en donde se incluye el uso humano existente:

– En lo relativo al clima, varios elementos indican que nos hallamos en un entorno de
transición, de un clima atlántico hacia un clima de alta montaña, apreciando características de ambos. El clima atlántico, caracterizado por una alta humedad y unas temperaturas suaves (15º C de temperatura media), se deduce tanto de la localización geográfica del área protegida (norte de España, frente al Mar Cantábrico) como del verdor existente en la imagen, el cual está directamente relacionado con el régimen de precipitaciones que son regulares a lo largo del año. Lo mismo ocurre con el clima de alta montaña, caracterizado por unos valores pluviométricos elevados y unas temperaturas bajas (con una temperatura media menor de 10º C) salvo en la estación de verano, cuando en un período de poco más de dos meses se superan los 18º C de media mensual.

Como es sabido, el clima de alta montaña está íntimamente relacionado con la altitud, en la medida que al ascender en metros disminuye la temperatura (suele bajar un grado de temperatura por cada 100 metros de altitud) y las precipitaciones, llegando a ser estas en forma de nieve, a partir de los 1000 metros sobre el nivel del mar. Dicha nieve, situada en las crestas de la montaña, se aprecia en la fotografía y son un indicativo más de las condiciones climáticas del entorno. Igualmente, eso concluye que los picos que sobresalen al fondo de la imagen se encuentran a más de 2.000 metros de altitud (la cota máxima del Parque es Torre de Cerredo con más de 2.648 metros), aspecto que favorece la existencia de “nieves perpetuas” o los “neveros” de la imagen, los cuales están presentes a lo largo de todo el año. Por este último motivo, podemos afirmar que la instantánea a la que hacemos referencia en nuestro comentario, no debe reflejar necesariamente el paisaje típico de la estación invernal; muy al contrario, la fotografía pudo haber sido tomada durante la primavera o incluso en el verano, si tenemos en cuenta la poca presencia de nieve y valoramos las nubes y la luz de la instantánea, más propia de un día soleado. De igual manera, la existencia de prados es más propio de estaciones más calurosas. En este sentido, es necesario apuntar que la insolación es muy reducida durante la mayor parte del año, salvo en la época estival.

106 Lagos de Covadonga 0211

– Con respecto a la vegetación, en el paisaje natural se deducen varios pisos que se identifican de forma más o menos clara. En un primer lugar, debido al enclave geográfico, nos encontramos en el dominio de la región eurosiberiana, en donde se distribuyen unas especies vegetales y florísticas muy concretas. Estas especies estarán más o menos presentes dependiendo especialmente de cómo influya el clima (en donde es decisiva la altitud) y la acción o intervención antrópica. Teniendo esto presente, en la fotografía contamos con el prado, visible en el primer plano de la imagen, en donde hay un claro dominio del estrato herbáceo. El prado es consecuencia tanto de unas condiciones climáticas más rigurosas, que impiden la presencia de otras especies arbóreas o arbustivas, como de un uso humano tradicional. Las vacas que se distinguen claramente en la foto parecen refrendar esta última idea, pues se constituyen como una de las especies de ganado tradicional más habitual en el norte de la península. Tras el prado se observan algunos arbustos (quizás piornos y brezos), ajenos al consumo animal, que podrían ser propios de una formación de landa o matorral de montaña. Ambas formaciones dan pie a pensar que forman parte de un piso montano, en donde la acción del ser humano condiciona la existencia de vegetación climácica o natural.

No obstante, lo más destacable es la existencia de unas agrupaciones arbóreas que se abren tras el prado y que ascienden por la ladera de la montaña hacia las cotas más elevadas. Se trata seguramente de un bosque atlántico de alta montaña, en donde existen especies caducifolias como las Hayas (Fagus sylvatica), un árbol que resiste bien el frío (más que el Roble) y que puede crecer en terrenos de elevada altitud, llegando incluso a estar hasta los 1500 metros coincidiendo con el umbral del piso subalpino. Igualmente, en el paisaje de la imagen también se puede distinguir, hacia el fondo, algunas coníferas, concretamente pinos silvestres, más resistentes al frío, que se distribuyen tanto en el piso montano como en el subalpino. Finalmente, en las cotas más elevadas, allí donde la temperatura es más baja y se hallan las citadas nieves perpetuas, la vegetación es prácticamente inexistente, tal y como podemos observar en la parte superior de la fotografía. En estos entornos sólo crecen algunas especies rupícolas (que crecen en las rocas), además de musgos y líquenes. Todas ellas especies que también aparecen en el escarpe rocoso que se aprecia a la derecha de la imagen, tras los prados y la laguna, antes de llegar al área boscosa. Finalmente, en la alta cumbre, coincidiendo con el piso nival, la presencia de vegetación es prácticamente nula, al ser la nieve y luego el hielo, como consecuencia del frío predominante, las que imponen su presencia en la roca. Otro apunte a tener en cuenta es la inexistencia de flora, rasgo que casi permite confirmar que no nos encontramos en la estación de primavera.

Fuente-De-otono-montana-view-haya-bosque-Picos-de-Europa-Asturias.jpg

Bosque de Hayas durante el período otoñal en los Picos de Europa. (Fuente: http://www.casacusau.com/es/la-zona-de-picos-de-europa/) 

– En cuanto al relieve y la hidrología, en la imagen se aprecian con nitidez algunos de los atributos geológicos que explican la declaración del Parque Nacional. En ese sentido, los picos elevados del fondo son consecuencia de la orogénesis alpina, siendo por tanto uno de los relieves montañosos más jóvenes de España al estar datado en la Era Terciaria. Un relieve que tras ser elevado desde el fondo del mar en el Secundario, experimentó un cambio durante el período Cuaternario (últimos dos millones de años) en donde fue sometido a distintas glaciaciones que modelaron el territorio preexistente, erosionándolo a través de lenguas glaciares y otras formas afines que labraron el entorno rocoso.  Eco de la acción erosiva de los glaciares (el denominado glaciarismo) son los valles en forma de “U” o la propia laguna que vemos en la imagen, en la actualidad repleta de agua; fue la acción de desgaste del terreno la que dio lugar a una depresión que posteriormente significaría la presencia de dicho lago.

El citado lago es el Ercina, el cual alberga agua permanentemente porque el terreno sobre el que se asienta es impermeable y porque está alimentado por lluvias o cursos de agua, los cuales pueden ser tanto superficiales como subterráneos, ya que en la imagen no se puede apreciar con claridad. Probablemente se encuentre situado sobre depósitos morrénico en un área llana que impide la pérdida de agua. Un último e importante aspecto a tener en cuenta son los materiales litológicos, los cuales son sobre todo de naturaleza caliza. La caliza, de apariencia clara, se puede deducir en la imagen a partir del gran escarpe que se encuentra en el lateral izquierdo de la misma. Sobre dicho material se forman las célebres simas y otras formas de relieve kárstico originados por la erosión y meteorización químicas al disolverse en el agua. No obstante, en la fotografía no se perciben este tipo de formas

– Lo que si se distingue con claridad es el uso humano en el paisaje natural a través de los pastos y de las vacas pastando en ellos, señal inequívoca de que en dicha área se lleva a cabo una actividad ganadera. Esta actividad es el resultado de prácticas económicas que se han producido históricamente en el territorio y que siguen practicándose a día de
hoy, ya que dentro del espacio protegido se asientan varios municipios rurales y 20 núcleos de población en donde cohabitan más de 1.157 personas, muchas de las cuales ganaderos o agricultores de profesión, vinculado por tanto a una vida rural. Es por ello, que dentro de los Picos de Europa existe una regulación de las actividades humanas, permitiendo la existencia de actividades de carácter tradicional, tal y como ilustra la fotografía.

Como hemos visto, se trata de un espacio natural protegido al amparo de ley del Patrimonio Natural y la Biodiversidad de 2007 que regula y establece las normas de conservación, uso sostenible, mejora y restauración de nuestros ecosistemas naturales. Dentro de las distintas figuras de protección que contempla esta ley, la correspondiente a los Parques Nacionales se sitúa en la cima del escalafón, pues las restricciones de usos son muy marcadas y tendentes a garantizar la conservación de estos espacios. Son, por tanto, espacios naturales de alto valor ecológico y cultural, cuya conservación es de interés general para la nación.

Así pues, la citada presencia humana está complementada con el uso turístico que posee el territorio.  A este respecto, los valores naturales, paisajísticos y culturales que atesora el parque nacional son también un reclamo directo para personas (tanto nacionales como extranjeras) interesadas en el turismo de naturaleza o en conocer espacios naturales protegidos. No en vano y a pesar de que en la imagen no se identifica ningún turista, El Parque Nacional de los Picos de Europa es la segunda área protegida más visitada dentro de España (tan sólo por detrás del Parque Nacional del Teide) pues cuenta con más de 1.800.000 visitas anuales, si bien tuvo su récord en 20014 con más de 2.000.000. Este hecho revierte positivamente en el conocimiento de este entorno y en el consecuente disfrute y educación vinculada a los valores del patrimonio tanto cultural, pero especialmente natural, que ésta área atesora, tal y como se observa en la fotografía objeto de nuestro análisis.

 

COMENTARIO PAISAJE NATURAL

Práctica 2, de la opción B del Bloque 2: Paisaje Natural del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Realizar un comentario siguiendo el guión que se indica a continuación: 

  1. Introducción. Tipo de paisaje, localización, características generales.
  2. Análisis de los elementos físicos. Relieve, vegetación, fauna, clima, hidrografía…
  3. Análisis de los elementos humanos. Principales usos del suelo, actividades económicas, presencia o no de personas, conservación del área.
  4. Conclusión final que constituya una breve síntesis de lo anterior.

PB. 2 Picos de Europa (año par)