COMENTARIO PAISAJE NATURAL: PARQUE NACIONAL DE LOS PICOS DE EUROPA

EJEMPLO DE UN COMENTARIO DE UN PAISAJE GEOGRÁFICO BLOQUE 2. PRÁCTICA 2/2, OPCIÓN B.

 PB. 2 Picos de Europa (año par)

Introducción.

Nos encontramos ante una imagen que a todas luces se corresponde con un paisaje natural, dado que son los elementos naturales los que predominan en la misma. Del mismo modo, podemos afirmar que se trata de un entorno de montaña al valorar la presencia del relieve y las formaciones vegetales presentes. En ese sentido, destacan varios planos de observación dentro de la ilustración: al fondo se comprueba una cordillera con picos y crestas elevadas, en donde se aprecian grandes bloques de nieve sin existencia de vegetación. En el primer plano destaca la horizontalidad y la inexistencia de formas abruptas, al estar compuesto por una llanura cubierta de prados en la que se destaca un pequeño lago o laguna. Asimismo, entre el sector de prados y la alta montaña (plano intermedio) aparece una formación boscosa de notable densidad que avanza hacia el entorno de montaña, evidenciando con ello un buen estado de conservación del medio ambiente.

Esa conservación aparente, que posibilita la existencia de un paisaje con altos valores naturales y paisajísticos, es debido a que el área de la imagen pertenece al Parque Nacional de los Picos de Europa, uno de los espacios naturales protegidos más importantes del territorio nacional español. Inaugurado en 1918 (el primero en ser declarado en España junto al Parque Nacional de Ordessa y Monte Perdido) bajo el nombre de “Montañas de Covadonga” y ampliado en 1994 con la actual denominación, el Parque de los Picos de Europa se encuentra en el norte de la Península, en el sector central de la Cordillera Cantábrica, compartiendo el territorio con las Comunidades Autónomas de Cantabria, Asturias y la provincia de León, en Castilla y León. Este Parque Nacional, cuenta con una superficie total de 67.4550 hectáreas  tras la ampliación que experimentó en febrero de 2015 (en la imagen), siendo de este modo el segundo PN más extenso de España después del Parque Nacional de Sierra Nevada. Así pues, tiene como finalidad proteger un espacio de montaña atlántica, con un clima y un relieve propio del noreste de la provincia de León que, junto a su devenir histórico han posibilitado ecosistemas propios de la región eurosiberiana, con áreas vegetales características, como los bosques de hayedos, robles y pinos, además de una fauna relevante en donde destacan animales como el rebeco, el oso pardo o el urogallo.

picos_europa--644x562

Así pues, muchas de las premisas fundacionales del Parque Nacional se pueden apreciar
con nitidez en la imagen, como lo son el clima, la vegetación, el relieve y la hidrología, o
la historia, en donde se incluye el uso humano existente:

– En lo relativo al clima, varios elementos indican que nos hallamos en un entorno de
transición, de un clima atlántico hacia un clima de alta montaña, apreciando características de ambos. El clima atlántico, caracterizado por una alta humedad y unas temperaturas suaves (15º C de temperatura media), se deduce tanto de la localización geográfica del área protegida (norte de España, frente al Mar Cantábrico) como del verdor existente en la imagen, el cual está directamente relacionado con el régimen de precipitaciones que son regulares a lo largo del año. Lo mismo ocurre con el clima de alta montaña, caracterizado por unos valores pluviométricos elevados y unas temperaturas bajas (con una temperatura media menor de 10º C) salvo en la estación de verano, cuando en un período de poco más de dos meses se superan los 18º C de media mensual.

Como es sabido, el clima de alta montaña está íntimamente relacionado con la altitud, en la medida que al ascender en metros disminuye la temperatura (suele bajar un grado de temperatura por cada 100 metros de altitud) y las precipitaciones, llegando a ser estas en forma de nieve, a partir de los 1000 metros sobre el nivel del mar. Dicha nieve, situada en las crestas de la montaña, se aprecia en la fotografía y son un indicativo más de las condiciones climáticas del entorno. Igualmente, eso concluye que los picos que sobresalen al fondo de la imagen se encuentran a más de 2.000 metros de altitud (la cota máxima del Parque es Torre de Cerredo con más de 2.648 metros), aspecto que favorece la existencia de “nieves perpetuas” o los “neveros” de la imagen, los cuales están presentes a lo largo de todo el año. Por este último motivo, podemos afirmar que la instantánea a la que hacemos referencia en nuestro comentario, no debe reflejar necesariamente el paisaje típico de la estación invernal; muy al contrario, la fotografía pudo haber sido tomada durante la primavera o incluso en el verano, si tenemos en cuenta la poca presencia de nieve y valoramos las nubes y la luz de la instantánea, más propia de un día soleado. De igual manera, la existencia de prados es más propio de estaciones más calurosas. En este sentido, es necesario apuntar que la insolación es muy reducida durante la mayor parte del año, salvo en la época estival.

106 Lagos de Covadonga 0211

– Con respecto a la vegetación, en el paisaje natural se deducen varios pisos que se identifican de forma más o menos clara. En un primer lugar, debido al enclave geográfico, nos encontramos en el dominio de la región eurosiberiana, en donde se distribuyen unas especies vegetales y florísticas muy concretas. Estas especies estarán más o menos presentes dependiendo especialmente de cómo influya el clima (en donde es decisiva la altitud) y la acción o intervención antrópica. Teniendo esto presente, en la fotografía contamos con el prado, visible en el primer plano de la imagen, en donde hay un claro dominio del estrato herbáceo. El prado es consecuencia tanto de unas condiciones climáticas más rigurosas, que impiden la presencia de otras especies arbóreas o arbustivas, como de un uso humano tradicional. Las vacas que se distinguen claramente en la foto parecen refrendar esta última idea, pues se constituyen como una de las especies de ganado tradicional más habitual en el norte de la península. Tras el prado se observan algunos arbustos (quizás piornos y brezos), ajenos al consumo animal, que podrían ser propios de una formación de landa o matorral de montaña. Ambas formaciones dan pie a pensar que forman parte de un piso montano, en donde la acción del ser humano condiciona la existencia de vegetación climácica o natural.

No obstante, lo más destacable es la existencia de unas agrupaciones arbóreas que se abren tras el prado y que ascienden por la ladera de la montaña hacia las cotas más elevadas. Se trata seguramente de un bosque atlántico de alta montaña, en donde existen especies caducifolias como las Hayas (Fagus sylvatica), un árbol que resiste bien el frío (más que el Roble) y que puede crecer en terrenos de elevada altitud, llegando incluso a estar hasta los 1500 metros coincidiendo con el umbral del piso subalpino. Igualmente, en el paisaje de la imagen también se puede distinguir, hacia el fondo, algunas coníferas, concretamente pinos silvestres, más resistentes al frío, que se distribuyen tanto en el piso montano como en el subalpino. Finalmente, en las cotas más elevadas, allí donde la temperatura es más baja y se hallan las citadas nieves perpetuas, la vegetación es prácticamente inexistente, tal y como podemos observar en la parte superior de la fotografía. En estos entornos sólo crecen algunas especies rupícolas (que crecen en las rocas), además de musgos y líquenes. Todas ellas especies que también aparecen en el escarpe rocoso que se aprecia a la derecha de la imagen, tras los prados y la laguna, antes de llegar al área boscosa. Finalmente, en la alta cumbre, coincidiendo con el piso nival, la presencia de vegetación es prácticamente nula, al ser la nieve y luego el hielo, como consecuencia del frío predominante, las que imponen su presencia en la roca. Otro apunte a tener en cuenta es la inexistencia de flora, rasgo que casi permite confirmar que no nos encontramos en la estación de primavera.

Fuente-De-otono-montana-view-haya-bosque-Picos-de-Europa-Asturias.jpg

Bosque de Hayas durante el período otoñal en los Picos de Europa. (Fuente: http://www.casacusau.com/es/la-zona-de-picos-de-europa/) 

– En cuanto al relieve y la hidrología, en la imagen se aprecian con nitidez algunos de los atributos geológicos que explican la declaración del Parque Nacional. En ese sentido, los picos elevados del fondo son consecuencia de la orogénesis alpina, siendo por tanto uno de los relieves montañosos más jóvenes de España al estar datado en la Era Terciaria. Un relieve que tras ser elevado desde el fondo del mar en el Secundario, experimentó un cambio durante el período Cuaternario (últimos dos millones de años) en donde fue sometido a distintas glaciaciones que modelaron el territorio preexistente, erosionándolo a través de lenguas glaciares y otras formas afines que labraron el entorno rocoso.  Eco de la acción erosiva de los glaciares (el denominado glaciarismo) son los valles en forma de “U” o la propia laguna que vemos en la imagen, en la actualidad repleta de agua; fue la acción de desgaste del terreno la que dio lugar a una depresión que posteriormente significaría la presencia de dicho lago.

El citado lago es el Ercina, el cual alberga agua permanentemente porque el terreno sobre el que se asienta es impermeable y porque está alimentado por lluvias o cursos de agua, los cuales pueden ser tanto superficiales como subterráneos, ya que en la imagen no se puede apreciar con claridad. Probablemente se encuentre situado sobre depósitos morrénico en un área llana que impide la pérdida de agua. Un último e importante aspecto a tener en cuenta son los materiales litológicos, los cuales son sobre todo de naturaleza caliza. La caliza, de apariencia clara, se puede deducir en la imagen a partir del gran escarpe que se encuentra en el lateral izquierdo de la misma. Sobre dicho material se forman las célebres simas y otras formas de relieve kárstico originados por la erosión y meteorización químicas al disolverse en el agua. No obstante, en la fotografía no se perciben este tipo de formas

– Lo que si se distingue con claridad es el uso humano en el paisaje natural a través de los pastos y de las vacas pastando en ellos, señal inequívoca de que en dicha área se lleva a cabo una actividad ganadera. Esta actividad es el resultado de prácticas económicas que se han producido históricamente en el territorio y que siguen practicándose a día de
hoy, ya que dentro del espacio protegido se asientan varios municipios rurales y 20 núcleos de población en donde cohabitan más de 1.157 personas, muchas de las cuales ganaderos o agricultores de profesión, vinculado por tanto a una vida rural. Es por ello, que dentro de los Picos de Europa existe una regulación de las actividades humanas, permitiendo la existencia de actividades de carácter tradicional, tal y como ilustra la fotografía.

Como hemos visto, se trata de un espacio natural protegido al amparo de ley del Patrimonio Natural y la Biodiversidad de 2007 que regula y establece las normas de conservación, uso sostenible, mejora y restauración de nuestros ecosistemas naturales. Dentro de las distintas figuras de protección que contempla esta ley, la correspondiente a los Parques Nacionales se sitúa en la cima del escalafón, pues las restricciones de usos son muy marcadas y tendentes a garantizar la conservación de estos espacios. Son, por tanto, espacios naturales de alto valor ecológico y cultural, cuya conservación es de interés general para la nación.

Así pues, la citada presencia humana está complementada con el uso turístico que posee el territorio.  A este respecto, los valores naturales, paisajísticos y culturales que atesora el parque nacional son también un reclamo directo para personas (tanto nacionales como extranjeras) interesadas en el turismo de naturaleza o en conocer espacios naturales protegidos. No en vano y a pesar de que en la imagen no se identifica ningún turista, El Parque Nacional de los Picos de Europa es la segunda área protegida más visitada dentro de España (tan sólo por detrás del Parque Nacional del Teide) pues cuenta con más de 1.800.000 visitas anuales, si bien tuvo su récord en 20014 con más de 2.000.000. Este hecho revierte positivamente en el conocimiento de este entorno y en el consecuente disfrute y educación vinculada a los valores del patrimonio tanto cultural, pero especialmente natural, que ésta área atesora, tal y como se observa en la fotografía objeto de nuestro análisis.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s