Evolución de los índices de natalidad y mortalidad en España (1940 – 2015)

Colgamos aquí la descripción de la práctica sobre la “Evolución del índice de natalidad y mortalidad en España, 1940 – 2015”. Al final también indicamos un enlace para descagar un pdf con el power point visto en clase.

Recomiendo, no obstante, su revisión y mejora, pues aún habrá que incluir una nueva modificación, con una valoración e interpretación de las datos mejor descritos.

Natalidad y mortalidad en España (1940 - 2015)

Descripción.

Nos encontramos ante un gráfico lineal en el que se refleja la evolución de los índices de natalidad y mortalidad en España entre los años 1940 y 2015. El gráfico se acompaña de una tabla estadística con los datos precisos año a año. La fuente es del Instituto Nacional de Estadística (INE) y se deduce que se trata de una gráfica elaborada por la Comisión EBAU de Geografía.

Tanto en el gráfico como en la tabla se relacionan tres variables: el año (desde 1940 hasta 2010, de 5 en 5 años), la Tasa o Índice de Natalidad (medida en %o) y la Tasa o Índice de Mortalidad (también medida en %o). En el eje vertical o de ordenadas aparecen los %o (tantos por mil) de 5 en 5, desde 0 hasta el 30%o. En el eje horizontal o de abscisas aparecen los años desde 1940 hasta 2015. La línea resultante de la evolución de la natalidad está en color azul, y la línea resultante de la evolución de la mortalidad aparece en color rojo.

Entendemos por Índice o Tasa Bruta de Natalidad el número de nacimientos en un año por cada 1000 habitantes. Su fórmula es: T.N.= Nª de nacimientos en 1 añox1000/Población Total. Puede referirse a la población mundial, o de una determinada zona del planeta (Unión Europea), de un país, de una Comunidad Autónoma, de una isla o provincia o de una ciudad.

Se entiende que la T.N. es alta cuando es mayor del 30%o y suele ser habitual en los países subdesarrollados con escasa planificación familiar y nula inserción de la mujer en el sistema educativo y mercado laboral. Se dice que la T.N. es media cuando es menor del 30%o pero mayor del 20%o y corresponde con los países en vías de desarrollo que ya están avanzando en la promoción de la mujer y la planificación familiar. Y se entiende que la T. N. es baja cuando es menor del 20%o y corresponde con la inmensa mayoría de los países desarrollados o, a veces, con una grave crisis (guerra o crisis económica severa)

Entendemos por Índice o tasa de Mortalidad el número de muertos en un año por cada 1000 habitantes. Su fórmula es: T.M= Nº de muertos en 1 añox1000/Población Total. Como en la T.N. puede referirse a cualquier espacio geográfico: mundial, continental, nacional, autonómico, insular, local, … Se entiende que la T.M. es alta cuando es superior al 15%o y corresponde a los países subdesarrollados, incapaces de garantizar un poco la vida física a sus ciudadanos, o también a países en guerra. La T.M. es media cuando es inferior al 15%o pero superior al 10%o y corresponde a países en vías de desarrollo que están mejorando la vida de sus ciudadanos. Y se entiende que la T.M es baja cuando es inferior al 10%o y corresponde a países desarrollados capaces de ofrecer a sus ciudadanos una sanidad, higiene, alimentación y condiciones de vida aceptables.

La diferencia entre T.N. y T.M. se denomina Tasa de Crecimiento Natural (T.C.N.) y su fórmula es: T.C.N.=T.N. – T.M. También se mide en %o. La T.C.N. es alta cuando es mayor del 20%o y corresponde a países en vías de desarrollo que siguen teniendo una T.N. alta pero la T.M está descendiendo. En esas circunstancias la población aumenta de forma considerable (baby boom) y hay países que no tienen oportunidades para toda su población y puede generarse movimientos emigratorios o alguna problemática social (paro, hacinamiento, …). La T.C.N. se considera media cuando es inferior al 20%o pero superior al10%o y corresponde a países en vías de desarrollo más avanzados cuya T.N. es sólo ligeramente superior a la T.M.: el crecimiento de la población ya no es tan descontrolado. La T.C.N. es baja cuando es menor del 10%o pero mayor del 0%o y corresponde tanto a países subdesarrollados (nacen muchos niños pero también mueren muchas personas) como a países desarrollados (nacen pocos niños pero mueren pocas personas). Cuando la T.C.N. es del 0%o se denomina “crecimiento cero” y es señal de alarma: cuando la población anciana comience a envejecer, no habrán niños suficientes para reponer la población y, por tanto, la población total comenzará a disminuir y a envejecer con toda la problemática social y económica que ello conlleva. Y, por último, se entiende que la T.C.N. es negativa cuando es menor del 0%o y corresponde a países desarrollados sin políticas natalistas eficaces o bien a países en guerra o con alguna problemática social muy grave: el “crecimiento negativo”, aunque hay quien sostiene que es inevitable, también es señal inequívoca de fallo en el modelo de desarrollo que debe ser corregido.

VARIABLES DEMOGRÁFICAS 

Comencemos analizando la tasa de mortalidad. Se observa cómo desciende de forma casi continua entre los años 1940 y 1985. En los primeros años el descenso de la mortalidad es importante fruto del fin de la Guerra Civil (1936-1939) que, lógicamente, tuvo que elevar la mortalidad. Así, en treinta años (1940-1970) la mortalidad baja hasta la mitad: del 16,5%o de 1940 al 8,3%o de 1970. Entre 1970 y 1975 hay un pequeñísimo repunte de 1 décima (sube del 8,3%o al 8,4%o) que coincide con la crisis de 1973. Luego continúa bajando hasta 1980 año en que llega a su punto más bajo: 7,9‰ Todo este proceso es reflejo de una mejora considerable de las condiciones de vida en España, marcados por el Estado de Bienestar (la implantación de la seguridad social) y los evidentes mejores en materia de sanidad, higiene o alimentación.

A partir de 1985 y hasta el año 2000 la mortalidad aumenta ligeramente: era patente el envejecimiento de nuestro país con una natalidad que caía en picado hasta situarse entre las más bajas del mundo. Desde 1985 hasta el 2000 la T.M. aumentó en 8 décimas (del 8,1‰ al 9‰). España envejecía tal vez sin prisa, a un ritmo lento, pero, desde luego, sin pausa. La mortalidad era debida a que la población anciana iba falleciendo, aunque la Esperanza de Vida en nuestro país es alta (de unos 80 años, siendo de 82 para las mujeres y 78 para los hombres), pero pese a ello si hay mucha población anciana por lo que la mortalidad aumenta irremediablemente, aunque no de forma exponencial.

A partir del año 2000 la tasa de mortalidad vuelve a descender ligeramente: desde el 9%o del año 2000 al 8,2%o del año 2010, volviendo a las cifras de mortalidad de 1985. Las causas sin duda hay que buscarlas en la inmigración. El “boom del ladrillo” atrajo a millones de personas jóvenes de países con pautas reproductivas como las nuestras en los años 60: muchos hijos. Por tanto, la población total española aumentó con población joven lo que automáticamente hizo descender la T. M. Sirva esto de reflexión para valorar el aporte demográfico de los inmigrantes. No cabe duda de que la convivencia intercultural puede generar conflictos, pero  igualmente la inmigración legal y controlada otorga efectos positivos, entre otros, la reposición de población joven, como podemos ver en este gráfico y tabla que no ofrecen lugar a dudas. Cabe destacar que las principales causas de mortalidad en la actualidad se suelen corresponde con las denominadas “tres ces” esto es; cáncer, coche y corazón, que son consecuencia directa de un modo de vida urbano, en donde el estrés, el sedentarismo y los hábitos alimenticios poco saludables favorecen la aparición de enfermedades cardiovasculares o cánceres. Asimismo, los accidentes de tráfico son una de las principales causas de muerte en España, a pesar de las campañas preventivas de la Dirección General del país.

Entrando a analizar la tasa de natalidad, cabe destacar que entre los años 1940 y 1950 hay un descenso evidente de 4 puntos: bajamos del 245,3%o al 20%o. Son los denominados “años de plomo” de la posguerra, del estraperlo, de la cartilla de racionamiento, del cambulloneo (aquí en Canarias), del hambre, del aislamiento mundial a un gobierno fascista, de la miseria de un país salido de una guerra civil cruenta (1936-1939) que también se ve afectado por los estragos de la II Guerra Mundial. Son tiempos amargos, marcados por la autarquía económica y la pobreza, lo cual generará un retraso en el tejido productivo y social del país, obligando a muchos españoles a realizar un “éxodo urbano” tras la desaparición o destrucción de muchas ciudades, apelando así al campo para trabajar y sobrevivir, alternativa que tampoco ofrecería muchas esperanzas.

Entre los años 1950 y 1960 hay un aumento esperanzador de la T.N.: pasamos del 20%o al 21,6%o. España estaba recuperándose de algunos de los efectos de la Guerra Civil y el aislamiento ya no era total: el franquismo jugaba bien sus bazas en el contexto de la guerra fría (anticomunismo y catolicismo conservador) y tanto USA como el Vaticano entendieron que el régimen franquista podría convertirse en aliado para hacer frente al comunismo en expansión. Tanto Estados Unidos como el Vaticano van abriendo las puertas al régimen franquista en el mundo, favoreciendo así la entrada de España a la ONU en 1955. Con ello, hay una mejora económica y ello se traduce en una mayor tasa de natalidad, favoreciendo que el aumento de matrimonios por parte de los españoles, así como el de número de hijos por mujer (con una media de más de 2,5), que se verá también favorecido por la política pro-natalista del Régimen franquista.

A partir de los años 60, tras el “baby boom” de los sesenta, coincidiendo con el desarrollismo español y la consolidación tardía del Estado de Bienestar, la natalidad sufre un gran desplome que se cristaliza en el año 1995, que con un 9,3 por mil, en una de las más bajas del mundo. La caída es especialmente considerable a partir de 1975, año de la muerte del dictador Franco. Se trata de un contexto en donde España se estaba modernizando, la población española iba tomando pautas demográficas “europeas” como el control de natalidad, planificación familiar, el uso de métodos anticonceptivos, la mejora de la educación, inserción laboral de la mujer que veía otras alternativas que no fuera el ser sólo madre, etc. Eso trajo también consigo un cambio de mentalidad y la consideración de que el mantenimiento de un hijo en el espacio urbano se convierte en una realidad que conlleva importantes gastos. En el año 1995 la T.C.N. era muy cercana al “crecimiento cero”: 0,5%o (TCN=9,3-8,8= 0,5%o). La europeización de las costumbres natalistas unida a una política absolutamente insuficiente de apoyo a la familia provocó una situación demográfica preocupante.

Desde 1995 hasta 2007 vemos un repunte de la T.N. al ascender desde el 9,3%o al 10,7%o. Las razones que lo explican se ven brevemente en el efecto 2000 (voluntad de tener el primer hijo en el siglo XXI) pero sobre todo debido al “boom inmobiliario”     que generó puestos de trabajo y atrajo a una gran población inmigrante joven con pautas natalistas como las de España en los años sesenta, esto es; muchos hijos por mujer. Son especialmente las parejas inmigrantes las que hacen subir la T.N. Las parejas españolas casi no aportan nada vuelvo a llamar la atención hacia los efectos positivos de la inmigración controlada y legal. A partir del 2005 y hasta 2010 la natalidad vuelve a descender: la crisis económica y la coyuntura socioeconómica de la época se deja notar también en la demografía, aumentando la precariedad y por ende las condiciones para casarse o tener una familia.

En cuanto a la T.C.N, si miramos el gráfico y vemos la distancia (espacio libre) que queda entre la línea azul de la natalidad y al línea roja de la mortalidad, podemos ver que la mayor distancia, esto es, el mayor crecimiento natural se da en el año 1960. Entre 1950 y 1960, aumenta el crecimiento natural hasta llegar al “baby boom” de los años 60 . A partir de ahí, la T.C.N. disminuye hasta llegar al mínimo de 1995. Luego, hay un pequeño y corto aumento hasta 2005, para luego volver a caer ligeramente, coincidiendo con los años de la crisis económica, alcanzando un valor muy bajo (del 8,2 por mil en 2010) para subir ligeramente en 2015 con poco más de nueve nacimientos por cada mil habitantes.

Las previsiones futuras van a depender mucho de la evolución de la situación económica. De momento, cae la natalidad y la previsión es que siga cayendo pues un sector de la población joven está emigrando y, además, una parte de la población inmigrante se está yendo a sus países de origen, y los que se quedan ya no tienen condiciones para formar familia.

Natalidad y mortalidad en España (1940 – 2015)

 

Anuncios

2 pensamientos en “Evolución de los índices de natalidad y mortalidad en España (1940 – 2015)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s