English Project

Here you can download the English Project in pdf:

ENGLISH PROJECT

Anuncios

PDFs con ejemplos de climas del mundo, europa y España (que también son parte del mundo).

En esta entrada colgamos algunos ejemplos de climogramas de diferentes áreas del planeta, de cara al estudio y a la preparación del examen. Tenemos una selección de climas de paisajes cálidos, templados y fríos, así como algunos ejemplos de los paisajes propios de España; Interior, Mediterráneo, Canarias, Alta montaña y Atlántico.

Se descarga en el siguiente enlace:

APUNTESCLIMASDEESPAÑATEMA2

PDFS TRANSPORTE EN CANARIAS Y LA INDUSTRIA EN ESPAÑA

Adjuntamos de momento y a falta de ponerlo en breve en texto, los temas del Bloque IV,  ” El transporte en Canarias” (Práctica)  y “La actividad industrial en España” (teórica)

 

industria

práctica 1. bloque4, opciónB. transporte en CanariasTEÓRICA 1, OPCIÓN B. Sectores industriales

Comentario Paisaje de Patalavaca

 

PA. 5 Patalavaca (año par)

 

Introducción

Nos encontramos ante una fotografía que presenta un espacio marcadamente antropizado, en donde la actividad humana ha alterado el medio natural hasta transformarlo en un paisaje turístico. Localizado en el suroeste de la isla de Gran Canaria (Islas Canarias), el área de Patalavaca representa una muestra de la transformación sustancial que la actividad turística puede realizar sobre un paisaje litoral. Acantilados y vertientes desmontadas, playas e “islas” artificiales, muelles y paseos marítimos, infraestructuras viarias, varios hoteles y apartamentos, han modelado un nuevo espacio donde se estiman densidades de hasta 370 plazas turísticas por hectárea, favoreciendo un uso del suelo tanto recreativo, como alojativo y residencial.  Este proceso de ocupación territorial, iniciado a finales de la década de los sesenta del siglo XX en un contexto de incipiente desarrollo turístico en España en general y en Canarias en particular, continúa actualmente incentivado, aunque en menor medida, por la especulación inmobiliaria y los beneficios económicos que proporciona el sector terciario.

Descripción.

El área considerada, entre Patalavaca y el barranco de Balito (municipio de Mogán), se localiza en el suroeste de la citada isla de Gran Canaria. Se halla ubicada entre las desembocaduras de tres barrancos, labrados en los materiales volcánicos que formaron la parte más antigua de la isla, y los acantilados marinos que las separan. Estos valles encajados y erosionados, con escasos recursos hídricos (poca presencia de agua) y edáficos (suelos erosionados y poco desarrollados), representaron un área de gran aridez y difícil explotación para la sociedad agraria tradicional, tal y como lo refleja la imagen.  Por ello, hasta la mitad de la centuria pasada, el poblamiento fue bastante escaso y la explotación de los recursos limitada: las laderas se destinaban al pastoreo extensivo,mientras que los fondos de los valles y las laderas detríticas (con sedimentos acumulados), menos acentuadas, se utilizaron en su momento para el cultivo del tomate. La imagen 1, realizada a comienzos de la década de 1960, muestra la organización del paisaje previa a la ocupación turística de la zona.

De esta forma, entrando a valorar el paisaje natural, encontramos que el litoral es muy accidentado; dominando los acantilados, levemente separados del mar por una estrecha plataforma de abrasión marina (provocada por la erosión del mar y las elevaciones y descensos del nivel del mismo durante el Cuaternario), y tan sólo en la desembocadura de los barrancos aparecen algunas pequeñas playas, todas de cantos, a excepción de Patalavaca, que en este caso es de arena, lo que la hace más atractiva turísticamente.

Las condiciones climáticas son las propias del sur de las islas occidentales, en donde, tal y como refleja la fotografía a comentar, está caracterizada por la ausencia de grandes nubes, ya que las principales formaciones nubosas y frentes lluviosos suelen detectarse en la vertiente norte. Por ello las condiciones climáticas se caracterizan por una temperatura media anual en torno a los 23,5º C, una precipitación media inferior a 100 mm anuales (clima prácticamente desértico),  con unos 295 días despejados al año y un predominio de las calmas, tanto del viento como del mar. La orientación a sotavento, resguardado de los principales flujos eólicos favorece un entorno de calma mareal.

La carestía de precipitaciones conduce a un paisaje vegetal escaso, destacando la existencia de especies herbáceas y arbustivas, adaptadas a condiciones de escasa humedad (xerófilas). Por ello, nos encontramos con el dominio del piso basal, en donde la tabaiba (Euphorbia balsamífera) y el cardón (Euphorbia canariensis), ambas de un porte poco mayor a los tres metros, en el mejor de los casos, y con una clara suculencia (o engrosamiento de los tallos) que les permite almacenar mejor la poca agua que llegan a obtener. En cualquier caso, conforman formaciones muy dispersas, dando lugar a unas laderas más bien desprovistas de grandes comunidades, tal y como ilustra la fotografía principal. Asimismo, las formaciones del cinturón halófilo-costero, con plantas psamófilas como los balos o halófilas como la Uva de mar, prácticamente han desaparecido debido a la actividad humana. En la imagen, no obstante, si podemos identificar algunas formaciones que han sido plantadas en el paseo marítimo, siendo estas palmeras (también xerófilas) del  género Washingtonia, una de las cuales se puede ver con perfecta nitidez en la esquina inferior izquierda de la fotografía.

Regresando de nuevo a los elementos artificiales y al modelo turístico que propone la fotografía a analizar, conviene recordar que hacia finales de la década de los sesenta del siglo XX, y tras la entrada de Gran Canaria en los circuitos del “turismo de masas”, se inicia una ocupación progresiva de los litorales del sur (municipio de San Bartolomé de Tirajana) y suroeste (municipio de Mogán) de la isla. De la presión que van a sufrir estos litorales es un buen ejemplo Patalavaca, que tan sólo contaba con una reducida playa, pero garantizaba unas buenas condiciones climáticas para el turismo todo el año, ideales para favorecer el modelo de moda por aquel entonces: “sol y playa”. Es por ello que ya en la década de los setenta, el entorno será ocupado por edificios de apartamentos de más de 10 plantas que, literalmente “empotrados” en los acantilados y sin apenas zonas ajardinadas (ilustración 2),  indican como, a pesar de la escasa superficie disponible, estas promociones resultaban muy rentables y capaces de aprovechar el espacio, sin tener en cuenta el posible impacto paisajístico o medioambiental que se deriva del mismo.  El afán por favorecer el modelo y aprovechar el espacio da lugar a que en la siguiente promoción (en la Punta de la Verga) se opte por un modelo que implica la ampliación de la superficie litoral, mediante diques y rellenos, así como la creación de una playa artificial y paseo marítimo, las cuales se pueden ver fácilmente en la imagen. Paralelamente, las laderas adyacentes se ocupan con edificaciones que colonizan fuertes pendientes (Ilustración 3).  De igual manera, todo el sistema está conectado a través de una estrecha carretera general que enlaza con el oeste de la isla; lo que en las décadas siguientes –al incrementarse el tráfico- generará graves problemas de congestión viaria.

La expansión de las edificaciones se acelera en las décadas posteriores (ver fotografía aérea reciente), sobre todo a partir de los años noventa, favorecida por una etapa de intensa especulación inmobiliaria en toda la isla en particular y en Canarias en general. De este modo,  en 1998, los estudios previos del Plan Regional de Infraestructuras Turísticas estiman unas plazas turísticas que suponen una densidad de 368 plazas por hectárea en Patalavaca, y de 168 en el sector de Balito-La Verga. Esta masificación ha inducido diversos problemas ambientales: producción de residuos y vertidos al mar, incremento del consumo de agua, congestión de viales, etc.

Ya de esta última época es la promoción denominada “Anfi del Mar” (Ilustración 4), situada en la margen derecha de la desembocadura del barranco de la Verga. Iniciada en la década de los ochenta, y todavía en ejecución, tal y como reflejan las grúas de la imagen principal y la citada ilustración 4, representa un buen exponente de la capacidad de estas inversiones para crear nuevos paisajes, donde todo es artificial, con el propósito de habilitar nuevas áreas turísticas. En ese sentido,  si se comparan las fotografías aéreas, podrá observarse que una parte del acantilado fue desmontada para obtener superficie sobre la que instalar apartamentos y zonas de servicios; con el material obtenido se realizó el muelle deportivo y una “isla” artificial, convertida hoy en parque; para la playa artificial, y ante la prohibición de extraer arena en Gran Canaria, se importó este recurso desde el propio Caribe.

En definitiva, nos encontramos ante un paisaje turístico que refleja perfectamente las características del modelo del turismo de  sol y playa, con una marcada estacionalidad en los meses de verano, sobre todo para los turistas nacionales, mientras que el extranjero (especialmente alemanes e ingleses) suelen acudir de forma más repartida a lo largo del año, destacando los meses de invierno. Del mismo modo, encontramos un espacio en donde entran en juego las construcciones de grandes infraestructuras, con bloques de hoteles que se abren por todo el espacio, fruto de la especulación y el rendimiento económico que ofrecen, aunque la calidad de las infraestructuras no sean las mejores o no respondan a las nuevas exigencias de la demanda. En relación a ello, conviene recordar el potencial turístico de Gran Canaria, que, siendo la segunda isla más visitada del archipiélago, recibe una cantidad anual de más de 5 millones de turistas, en su mayoría de un perfil medio.

Por lo demás, es preciso destacar que salvo el sol y el mar, que son elementos implícitos en el paisaje, el resto de los recursos, si no existen, se construyen, ocasionando un entorno para la explotación turística, en donde el impacto visual es evidente, como también lo es el beneficio económico que genera, aunque el espacio natural se haya transformado hasta casi perder su identidad inicial. Así pues, los dos topónimos Patalavaca –el tradicional- y Anfi del Mar –el reciente- son un buen indicador de dos culturas, de dos formas de hacer y entender el territorio, de producir paisaje y de cubrir unas necesidades del turista extranjero y nacional.

Comentario paisaje turístico de Patalavaca

Hacer el comentario de esta imagen según el siguiente guión (para entregar el miércoles)
A) INTRODUCCIÓN. INDICAR DONDE SE ENCUENTRA Y QUE SE TRATA DE UN PAISAJE TURÍSTICO.
B) indicar los principales usos del suelo presentes en la foto.
C) SEGUIR EL GUIÓN DEL COMENTARIO DE UN PAISAJE TURÍSTICO:
1) descripción de los elementos que aparecen (medio natural y humanos)
2) Características del tipo de turismo:
Localización
Estacionalidad
Problemas que genera
3) Señalar otro tipo de turismo que exista: montaña, urbano, rural.
4) Conclusión que resuma lo anterior

PA. 5 Patalavaca (año par)